20 mayo 2008

asi no se juega!

Este mediodia mientras comia y leia un articulo en un bar, dos mesas más para allá de la mia un hombre comia y hablaba con un interlocutor que yo no veia. Llevaban una conversación amena, yo evitaba mirar porque delante de él la silla a mi vista estaba vacia.
Y con una cosa y otra, el articulo, mis pensamientos y su presencia de repente me ha parecido intuir algo, las demarcaciones de la locura casi ná!Y me ha salido espontáneamente esta frase lapidaria, asi no se juega!
De repente me he encontrado jugando a muñecas con mi hija hace un montón de años y ella diciendo: mamá dejalo, ya juego sola, tu no sabes jugar!
Y no podria ser eso lo que hacemos con aquellos que etiquetamos de locos?, perdón de dementes o trastornados que la locura está extingida.
Si yo le hubiera preguntado al hombre del bar con quien hablaba y me hubiera dicho con mi mujer que está aquí sentada conmigo, inmediatamente acogiendome a san deseme hubiera concluido que se trataba de una alucinación auditiva y posiblemete visual, y esta apreciación me hubiera llevado a preguntarme sino asistia a un ejemplo visible de trastorno psicótico.
Pero si ese hombre hubiera dicho: conmigo mismo, me ayuda hablar en voz alta para reflexionar, mi juicio hubiera sido mira tu! alguien extravagante pero en su sano juicio.
O sea que los criterios de demarcación de la locura podrian estar en conservar la capacidad de explicación razonable para el interlocutor, y por ello ser contextual en su origen?
Da miedo pensar que un desequilibrio químico, si optamos por una explicación biológica, que no descarto porque para algo somos agua y unos cuantos electrolítos, ajenos a aquellos movimentos que controlamos puedan trastocar tu identidad. Porque si un cáncer supone un accidente, siempre que la medicina no dictamine que tu has tenido algo que ver con tu mala vida, la locura es un estado que te sustituye "estás loco" o mejor aún eres un demente o un trastornado. Y a partir de ahí, del dictamen que has perdido la voluntad y el ejercicio del libre albedrio tus derechos son revocados. Pierdes a ojos de todos la capacidad de decidir incluso de que sabor quieres el helado, o que personas te son afines y cuales no.
Léolo lo intenta, porque sueño yo no estoy loco.. o sea que cuando despiertas lo estás? Pués va a ser que no,,, que la asignación incorrecta, según contexto, de la realidad compartida probablemente te convierta en loco a todos los efectos, a no ser que consigas inocular tus sueños en los otros, como Martin Luther King, y te conviertas en visionario.
Y por otro lado empiezo a pensar quizás sean ellos los "locos" los que nos han dejado a nosotros los "normales" fuera del juego... y encuentro una posible manera de acercar posturas... y si empezaramos a preguntarles como se juega?

4 comentarios:

  1. Hagasmolo!

    Preguntemos

    Gràcies per explicar la teva experiènca, Mone.

    No sé qué opinais por ahí. Però, en mi humilde opinión, eso que haces es exactmanente socioconstruccionismo. Y sí, hagamos, no sólo pensemos.

    Josep

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, ¿y por qué así no se juega, mone? Juguemos a hablar con nosotras/os mismas/os, no?

    ¿Es locura hablar conmigo/tigo? Puede ser...

    No es posible el monólogo. Somos diálogo. Estamos condenados al diálogo. Con las y los demás. Con nosotras/os mismas/os. Sea eso lo que sea.

    Sea lo que sea...

    (Ei! He entendido la ironía del título de tu post...)

    Josep

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué es la locura?

    ¿Puede que la locura esté en los ojos de quien la mira y no en la "mente" del "loco"?

    Durante un tiempo colaboré con la asociación de enfermos mentales (la mayoría diagnosticados de esquizofrenia; errónemamente y siempre en mi humilde opinión) de mi pueblo y aprendí un huevo de ellas y ellos. Aprendí, entre otras cosas, que no estaban "locos", que posiblemente los "normales" lo estábamos más, por decirlo de alguna manera, supongo que me explico...

    Gergen diría que la locura es lo que dice el DSM (el manual diagnóstico de enfermedades mentales, ya sabéis). Bueno, de hecho lo dice, aunque ahora mismo no recuerdo la referencia. Creo que era el DSM-III en los años setenta (o sea ayer mismito) calificaba la homosexualidad como enfermedad mental... Aún hay quien así lo considera... uf!!!

    Hay un montón de textos que pueden aportar fundamentos para la reflexión al respecto. Si os interesa, os recomiendo así a bote pronto estos tres:

    - Romero, J.L.; Álvaro, R. (Coords) (2006). Antipsychologicum. El papel de la psicología académica: de mito científico a mercenaria del sistema. Barcelona: Virus.

    - Szasz, Th. (1961). El mito de la enfermedad mental. Buenos Aires: Amorrortu. Un clásico.

    - Deleuze, G; Guattari, F. (1972). El antiedipo. Capitalismo y esquizofrenia. Barcelona: Paidós. Una lúcida demolición del psicoanálisis. Copia de la página 70:

    "Desde el principio, la relación psicoanalítica está moldeada por la relación contractual de la medicina burguesa más tradicional: la fingida exclusión del tercero, el papel hipócrita del dinero al que el psicoanálisis aporta nuevas justificaciones bufonescas, la pretendida limitación en el tiempo que se desmiente a sí misma al reproducir una deuda hasta el infinito, al alimentar una inagotable transferencia, al alimentar siempre nuevos conflictos."

    Fins després!

    Josep

    ResponderEliminar
  4. y porque se arriesgan a ser diagnosticados? que es lo que produce ese impulso? porque el sufrimiento de estar fuera de la realidad compartida? porque ese intento de convencer al resto que compartan la suya?

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico