25 agosto 2008

Apuntes inconexos para un manifiesto de ciencia y método socioconstruccionistas (II)


Como actores de la controversia ¿dónde focalizamos los investigadores sociales nuestros intereses?

Si no existen los individuos, si los grupos sociales no tienen ninguna consistencia, si los sujetos, objetos, científicos, terepeutas... no somos nada... ¿hacia dónde miramos? ¿Dónde centramos nuestro interés investigador y "descubridor" de eventos que no existían antes de que los descubriéramos?

Es posible que los investigadores adscritos a las ciencias naturales sí dispongan de todos esos elementos, aunque también lo pongo en duda. Pero ¿qué hacemos los que queremos entender -al tiempo que construir- un poco el hecho social?

Cambiar el foco. Nuestra atención no se dirige al hecho, sino al proceso. Si la realidad es un magma inconexo de relaciones, sólo el proceso interactivo nos puede ayudar a entender un poco lo que está pasando justo en nuestro entorno, en nuestras calles, en nuestras casas, en nuestras televisiones. Y en nuestro internet y teléfono móvil.

No me avergüenzo de usar la palabra "entender". Entendiendo -interpretando- construimos, ponemos un poco de razón en ese magma social irracional que es la realidad. Si no existieran las palabras el caos sería absoluto. Si los investigadores sociales no nos dedicáramos a esto la dictadura de la sinrazón bloquearía cualquier posible idea de progreso humano, sea esto lo que sea...

Y hablando de investigadores sociales quiero rendir un humilde homenaje a mis colegas, todas y todos ellos mucho más sabios que yo. Sigo leyendo muchos artículos sobre mi especialidad -los teléfonos móviles y los adolescentes-. La mayoría siguen sin gustarme especialmente y no estoy de acuerdo con muchos de los métodos utilizados y conclusiones alcanzadas. Pero respeto y admiro enormemente el trabajo de las personas que están detrás de esos artículos, de esos trabajos que muchas de las veces no trascienden más allá de la publicación en alguna humilde revista especializada. Sé que el trabajo de investigación no tiene horas ni tiempo ni reconocimiento social ... ¡ni mucho menos da dinero!!! Tiene un algo de arte.

Tiene un algo de regustillo por aquéllo de la creatividad; una de las cosas que según dicen los psicólogos (sic) nos diferencian de los otros mamíferos, pero que nadie sabe muy bien qué es. Por eso echo un poco de menos un algo más de creatividad -sea lo que sea- en todo lo que estoy leyendo y estudiando. Todo está demasiado estructurado; es demasiado académico. Estadísticas, citas de segunda mano (y de tercera!!!). Echo de menos ideas nuevas. Me sabe muy mal que después de tanto trabajo, de tanta dedicación no se aporte nada más o menos actualizador de las ideas que, al final -aparte del dinero, lo sé- son lo que mueven el mundo. Y eso no pasa sólo en mi especialidad.

¿Es posible ser un poquitín más innovador en el mundo de la investigación en ciencias sociales? ¿Quizá desde el construccionismo?

???

Seguiré en futuras entregas de estos Apuntes inconexos...

Abracetes!!!

Josep

4 comentarios:

  1. un aporte para el manifiesto sobre el construcionismo social:

    En mis clases de maestría de literatura, en la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, estoy revisando la noción de Mignolo sobre pensamiento fronterizo; ¿de qué sirve un discurso hegemónico sino existe una gnosis fronteriza que lo soporte?
    Pensar al construccionismo implica pensar en los límites, en el conocimiento no estructurado y menos sujeto a ciertas extrañezas y arcaísmos académicos. Pensar al margen, lo extraño, es una condición para sustentar lo diverso de las relaciones cotidianas. Véase a McNamee y gergen sobre la reconstrución comunal de la crisis.
    Véase al mundo en su pensamiento alterno, metafórico, pluritemático.
    Véase y divúlguese.
    vívase...

    Lus Felipe

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo, Luis Felipe!!!

    Vívase... (aún dentro de las dificultades que eso conlleva... para eso estamos!!!)

    ;-)

    Josep

    ResponderEliminar
  3. Estoy seguro que ustedes dos podrían comentar mucho más al respecto =D pero creo que acá es donde juega uno de sus papeles claves el performance en la investigación.

    Cuando la investigación le abre las puertas al arte creo que la creatividad se vuelve un imperativo. Tantas posibilidades desde el arte, tanto límites derrumbados... sólo queda el reto de tomar provecho de dichas posibilidades.

    Ha sido uno de los medios para cuestionar aquel discurso hegemónico: ¿no Luis Felipe?

    ResponderEliminar
  4. de acuerdo, la idea es que la comprensión de la emergencia de discursos complemenarios hace que la diferencia sea el centro en los estudios en psicologia.

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico