06 agosto 2008

Leer

Confieso que he pecado.

Durante los últimos meses he leído (entre otras cosas, eh?) por curiosidad algunos best-sellers: el último libro del Ruiz Zafon (El juego del ángel) y el primero -más o menos- del Ken Folllet (Las raíces de la tierra o algo así; un auténtico bodrio). Los leí durante mis viajes en tren, eh? O sea que estoy disculpado. Cuando viajo me gusta leer cosas intrascendentes. Bueno, al menos cosas que no tengan demasiado que ver con la profesión, vaya. Y no tengo nada en contra de estas personas. Tampoco de sus cuentas corrientes. No me importaría disponer del 10% de las mismas ;-). Ni siquiera escribiendo tan mal como ellos.

De Ruiz Zafon disculpo que es compatriota y que sus novelas siempre se desarrollan en Barcelona. Ciudad que, como sabeis, adoro. Del otro no disculpo nada.

Afortunadamente mientras hay vida hay esperanza. Y siempre se puede volver al "buen camino" ;-) A pesar de ser un auténtico fan del Umberto Eco, tanto en sus obras académicas como literarias, en su momento no leí "Baudolino". Ayer, entre artículos de teléfonos móviles y otros agobios académicos empecé a desgranar sus páginas, esas palabras escritas que tan bien sabe construir el semiólogo italiano...

"- Pero quizá mi historia es un sinsentido...
- No hay historias sin sentido. Y yo soy uno de esos hombres que saben encontrarlo allá donde los demás no lo ven. Después de lo cual la historia se convierte en el libro de los vivos, como una trompeta brillante que hace resurgir de su sepulcro a los que son polvo desde hace siglos... Sólo que se necesita tiempo, hay que considerar los acontecimientos, vincularlos, descubrir los nexos, incluso los menos visibles. Claro que tampoco tenemos nada más que hacer,..."

Si os apetece leer una reseña que escribí hace un par (o tres) de años sobre la ùltima (creo que es la última) novela del piamontés, "La misteriosa llama de la reina Loana", aquí la teneis. Ya me dais vuestra opinión si os va bien...

Mientras tanto, vuelvo a mis artículos científicos sobre teléfonos móviles.

¡Abracetes!

Josep

3 comentarios:

  1. He estado hojeando la reseña del libro de Eco. Me está gustando mucho, a ver si esta noche me lo leo entero con calma (yo también ando muy justo de tiempo últimamente...)

    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Esther, respecto a la parte de "gustar mucho la reseña de Josep". Disfruté muchísimo su lectura, me alegro mucho de haberme dado la oportunidad.

    Suena como un verdadero placer, en tantos aspectos, la lectura de esta novela de Eco.

    A veces me frustra saber de la existencia de TANTOS, pero TANTOS, libros que valen la pena leer y tan corta vida para hacer el intento de leerlos.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu inquietud, Gerardo. Pero bueno, lo que hay es lo que hay y lo mejor que podemos hacer es aprovechar eso, la corta vida, para disfrutar al máximo! Leyendo, entre otras muchas cosas, claro... ;-)

    Muchas gracias por tus comentarios, Amigo. Sigo trabajando -con retraso como siempre- en lo nuestro. Espero poder enviaros noticias lo antes posibles.

    ¡Abrazos!

    Josep

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico