09 noviembre 2008

El sol sale. El sol se oculta

(Imagen: Judith Camejo. Obtenida de la web)

Hace muy poquito una persona que me quiere me regaló un libro. Acertó. Lo mejor que se me puede regalar es un libro. Bueno, y la sonrisa de esa persona, que es lo más mejor del universo. Además un libro siempre se comparte. Es un regalo de ida y vuelta. De compartir.

Se trata de "Cincuenta cuentos para meditar y regalar" de Ramiro A. Calle. Son cuentos orientales. ¡Me encanta!!! Los comentarios en sí no me gustan mucho; pero los cuentos son una auténtica maravilla.

Lo leí en el tren. Y ahora que estoy descansando mientras estudio lo releo. Comparto con vosotras/os una perla del libro. Gracias, Ramiro! Y gracias a tí por el regalo compartido ;-).

"Imperturbable

Se trataba de un hombre...

...

Nada le agitaba, porque había superado los apegos. Gozaba de un excelente sentido del humor y nunca se perturbaba. La gente le veía ir y venir, a todos lados y a ninguna parte en concreto. De vez en cuando, compraba algunas confituras y se las ofrecía a los demás, porque le gustaba hacer regalos.

Cierto día, un curioso se le acercó y le preguntó:

- Tú que has renunciado a tantas cosas, ¿en qué crees?

Sus labios esbozaron una divertida sonrisa y repuso con serenidad:

- El sol sale, el sol se oculta. En eso creo.

Estupefacto, el desconocido preguntó:

- ¿Sólo en eso?

Y el hombre imperturbable repuso:

- ¿ Y te parece poco?"

Me ha gustado la imagen que ilustra esta entrada. A mí -como buen cáncer- también me alucina creer que la luna salga y se oculte todos los días.

;-)

¡Saludos!!!

Josep

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico