01 noviembre 2008

Una investigación sobre cuestiones de sexo/género

(Foto: producción propia)

Os dejo un fragmento de una conversación a través de correo electrónico que constituyó la base de una investigación que realicé hace tiempo sobre el tópico referenciado en el título de la entrada. ¡Que aproveche!!!

Josep

"Hola Jose

Sin duda tema apasionante este de las relaciones humanas, más aún si existe la variante lucha de sexos. Mi opinión respecto al tema “…Digamos que el hombre está obligado a llevar la iniciativa y, además, a vencer en la "batalla". Y la mujer es la "vencida" y la que termina por ofrecerse al macho dominante…” es la siguiente:

Por mucho que intentemos adornarlo, somos animales y como tales contamos con impulsos, instintos, comportamientos primarios y demás aderezos. Para matizarlos un poco contamos con el sentido común o el razonamiento y fíjate que escribo “matizarlos” porque sinceramente pienso que no se puede ir contra natura, me explico: el hombre como tal es cazador, es cabeza de familia, es dominante y fuerte. La mujer es práctica, es pensante, menos impulsiva y además madre. Eso es así genéticamente, no se puede cambiar por mucho que nos empeñemos en modernizarnos, evolucionar, marcar tendencias, tratar de clasificar, estudiar y teorizar. Nuestro principal problema creo que reside en primer lugar en negar el hecho de estas características innatas en nosotros y en segundo lugar ese erre que erre absurdo con que hombres y mujeres somos iguales….no somos iguales ni lo vamos a ser nunca, el hombre es impulso, la mujer es freno, somos complementarios. Obviamente hay gente que asume roles contrarios a su genética, es decir, hay mujeres en exceso cazadoras y hay hombres en exceso maternales…pero no es lo lógico. A las mujeres nos gusta el romanticismo, que nos seduzcan, que nos cuiden y quieran….nos gusta a todas aunque muchas lo oculten vete tú a saber por qué….pero cuando alguna chica niega esas necesidades no me lo creo ni de lejos. Lo mismo pasa con los hombres, les gusta seducir, sentirse fuertes, triunfadores….tampoco les creo cuando algunos me dicen que no les gustaría a priori contar con un harén, lo que sí es cierto es que hay muchos que también son cariñosos y románticos y buscan como ideal la pareja para tener estabilidad, pero hasta que eso llega, ahí esta el concepto de harén….y es natural, han sido diseñados para fecundar a muchas mujeres, la especie no puede permitirse entrar en pérdidas de producción los 9 meses que dura un embarazo, un hombre no puede permanecer, por especie, inactivo durante tanto tiempo, es así de simple. Por supuesto los sentimientos y necesidades vitales matizan todos esos ingredientes, pero insisto, los matizan, nada más."

14 comentarios:

  1. Uy! mi tema favorito! jejeje Aquí vengo a opinar!

    Mmmm... la verdad es que estoy en FRONTAL DESACUERDO con ese mail.
    Ese primer dogma, "Por mucho que intentemos adornarlo, somos animales y como tales contamos con impulsos, instintos, comportamientos primarios y demás aderezos" ya es rebatible, y por lo tanto, también es rebatible todo lo que de él se desprende y el resto del mail.

    Si, somos animales, que duda cabe. Pero que seamos animales, no significa que no existan diferencias entre las distintas especies. Y en nuestro caso, hay diferencias abismales. Diferencias abismales entre el ser humano y el resto del reino animal. La principal y crucial, para mi sería la siguiente: el ser humano posee facultades psicologicas complejas que le permiten interpretar, moldear, canalizar, anular y hacer trizas, esos impulsos e instintos primarios que a los animales los determinan.
    A una abeja no le será posible racionalizar un instinto. Un ser humano, puede racionalizarlo, analizarlo, interpretralo, y después de haber hecho esto, puede permitirse la licencia de coger al instinto, bailarse una conga con él, chulearlo un rato y tirarlo a la basura.

    Y luego estaría esa supuesta "determinación genética" que parece ser indiscutible... Yo más bien hablaría de "determinación cultural".
    ¿De que depende que un gen se exprese o no? ¡Del ambiente! El ambiente en el que nos criamos y nos desenvolvemos. Así pues, en realidad, el ambiente, el contexto, la educación y la cultura en la que nos encontramos inmersos, son los que tienen cogidos por el pellejo a ese gen.

    Un saludejo!

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, que rehtse y esther, son la misma persona ;)

    (es q tengo dos blogs, desatendidos ambos, pero dos)

    ResponderEliminar
  3. Esther, ¿cómo vas con tu tesis? :)
    ¿Viste que hay un nuevo mensaje en tu entrada sobre el amor?

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué es un gen?

    :-)))))))))))

    Josep

    ResponderEliminar
  5. ¿Somos animales?

    ¿No somos más bien tecnología pura y dura mezclada con una cosa muy rara que no tienen los animales: emociones?

    Eeeeeeeeh! Ellos tienen instintos seguramente, pero de emociones y tecnología no tienen ni idea, no?

    Por ejemplo, los cyborgs humanos disponemos de unos procesos co-construidos que no veo en el mundo del resto de animales/mamíferos: el erotismo, construcción simbólica que va más allá de la mera necesidad de reproducirse a que se refería mi amiga y entrevistada.

    No cabe duda, en mi opinión, Esther, de que No somos animales.

    ;-)

    Josep

    ResponderEliminar
  6. Hola Josep, buenas tardes!
    Si la tecnologia es el uso de herramientas nuevas entonces me temo que los animales sí que la tienen. Hay monos que usan palos para sacar hormigas de los hormigueros (comportamiento aprendido) y algunas especies apalean a sus congeneres invasores con, valga la redundancia, palos.

    El erotismo. Cual es el objetivo del erotismo? no será una de esas palabras “constructoras de humanidad”? (erotismo, amor, etc. Crean al “nuevo hombre no-animal” en base a ellas olvidando, que solo son contenedores de estados más básicos)

    No se si me explico demasiado bien hoy... mal de los lunes! :)

    Yo tampoco estoy demasiado de acuerdo con el mail que ha originado este debate, pero tampoco lo estoy en renunciar a la biologia. Aunque no lo queramos, somos química (genética y un puñado de neurotransmisores, paredes celulares, canales de iones, neuronas, glia, etc…).

    Saludos,
    Alex

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos!

    Gerardo - No lo sabía! Ahora voy para allá a mirar ese comentario
    :-)

    Josep - Pensaré sobre ello! Saludos!

    Alex - No sé que responder! La verdad es que, en cierto modo, los animales también poseen sus aparatejos tecnológicos, es cierto.

    ResponderEliminar
  8. Hola Alex! ¿Mejor hoy que ya es martes? ;-)

    Pues estoy básicamente de acuerdo contigo, pero me temo que los animales no usan herramientas nuevas. Esos animales que citas más bien vienen haciendo lo mismo durante muchos miles de años con las mismas herramientas, a diferencia de nosotras/os que no paramos de imaginar y crear, ahora sí, herramientas nuevas. Desde el erotismo hasta la bioquímica. No creo que Vygotsky (por citar a uno de los "pàdres" de la Psicología cultural) considerara las herramientas que usan los animales como instrumentos de relación proximal que facilitan la socialización de los seres que los usamos. Instrumentos culturalmente mucho más complejos que los palos, no sé si estaréis de acuerdo...

    En cuanto al erotismo estoy de acuerdo contigo. Es una construcción humana, como todo. Como la química. No somos química. Decimos que somos química. Como decimos que tenemos genes o que amamos...

    ¡Cuidado! Decir que somos lo que decimos que somos no significa que no existan procesos como el erotismo, el amor, las células, los iones o los genes. ¡Al contrario! Precisamente llegar a acuerdos lingüísiticos (recordemos que el lenguaje es la primera y más potente tecnología humana; nada que ver con el lenguaje animal) sobre esas y otras cuestiones las dota de existencia, de realidad.

    Cada día re-construimos y co-construimos más y más realidad. El erotismo o los genes no son nada "per se". Son porque los dotamos de significados. Significados que ponen orden en el caos de la realidad.

    Alguien puede pensar que el erotismo es una especie de "adorno" para facilitar la relación sexual y la química de la continuidad de la especie. Pues viva el adorno!!! Y que dure. Que, además de ser un bien cultural de enorme peso en nuestra evolución... ¡es superdivertido y bonito!!!

    ¿O no?

    ;-)

    Josep

    ResponderEliminar
  9. Más bien somos metáforas... como todo lo demás, que también lo es.

    O sea que a la final nada estoy diciendo, al menos nada concreto =P

    ResponderEliminar
  10. Precisamente por ser metáforas somos concretos, Gerardo!

    :-)

    Josep

    ResponderEliminar
  11. Josep, esa investigación que dices en esta entrada que realizaste sobre sexo/género, esta disponible en algún lugar?

    ResponderEliminar
  12. Sí Rehtse, aquí tienes el artículo. Se publicó en el Second International Congress of Qualitative Inquiry en la Universidad de Illinois, en el año 2006. Está en inglés. Espero que no tengais problema por ello, pero no encuentro el original en castellano. Recuerdo que lo trabajamos ya en inglés en base al trabajo empírico previo de unos seis meses (o puede que más) en el que recogimos cantidad de conversaciones personales.

    El trabajo fue apasionante. Todo a través de correo electrónico (y foros). Todo con personas "reales". Todo sobre sexo, género, relaciones, identidades,...

    ¡Espero que te resulte de interés! Bueno, a tí y a las/os lectoras/es de este blogix ;-)

    Y ya nos contarás qué te parece "El Yo Saturado", eh?

    ¡Besos!

    Josep

    ResponderEliminar
  13. Pues muchas gracias. Ya me lo he descargado al ordenador. "El Yo Saturado" tiene buena pinta, muy buena!

    Pero voy justa de tiempo, como siempre, como todos!

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Esther: escribí un comentario más en tu entrada por si quieres continuar la conversación.

    Tina y Josep: ¿Por qué no participan ustedes también?

    =D

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico