20 febrero 2009

¿Identidad de género o identidad sexual?


Tradicionalmente han sido los genitales los que han determinado nuestra identidad. De manera que el sexo, ha sido la variable biológica que nos ha definido como hombres o como mujeres.
Esto significa que a las personas que nacen con genitales femeninos se les clasifica como Mujeres, y a las personas que nacen con genitales masculinos se les asigna el sexo Varón.
Esta asignación, realizada desde la medicina por parte de profesionales médicos es la que va a figurar en nuestra partida de nacimiento y en nuestro Documento Nacional de Identidad.
Sin embargo, es una clasificación que comenzó a presentar ciertos problemas, porque normalmente tenemos genitales masculinos y nos percibimos a nosotros mismos como hombres o tenemos genitales femeninos y nos percibimos a nosotros mismos como mujeres, pero no siempre esto es así. Como ocurre en el caso de la transexualidad. Los transexuales son personas que han nacido hombres pero se sienten mujeres, o a la inversa.
Gracias a este tipo de casos, surgió el concepto de género, ya que en 1964, un psiquiatra llamado Stoller acuñó el término, al encontrarse con pacientes que eran hombres pero que decían sentirse mujeres.
De esta forma, el género quedó definido como la variable psicológica que nos define como hombres o mujeres. Y la transexualidad sería explicada como aquellos casos en los que la variable biológica (sexo) y la variable psicológica (género) no coinciden. Es decir, existe una discrepancia entre la categoría asignada en el nacimiento y la posterior percepción psicológica del individuo.
Llegamos con esto al siguiente par de opuestos, que definirían nuestra identidad:
Variable sexo: la biológica, que viene determinada por la naturaleza.
Variable género: psicológica, determinada por nuestra subjetividad.
A partir de aquí, es cuando surge el debate. ¿Qué nos determina como hombres o mujeres? ¿Los genitales con los que hemos nacido? ¿O nuestra percepción psicológica?
Es decir, ¿apostamos por la identidad de género o la identidad sexual?

En la actualidad, no hay consenso dentro de la psicología para esgrimir que variable nos conforma como hombres o mujeres.
Para los psicólogos que defienden que nuestra identidad viene determinada por la variable biológica, la identidad entendida como coherente sería la identidad sexual. La persona trans, deberá pues, alterar sus sentimientos y sus subjetividad, con el fin de adecuarlos al cuerpo que le ha tocado.
Si se concibe la identidad de género como coherente y se asume que la percepción psicológica del individuo es la que nos configura como H/M, la solución para el transexual es adoptar cambio de sexo y de apariencia corporal para adecuar su cuerpo a su subjetividad.
Desde el construccionismo social se otorgaría el peso a la socialización y se entendería que esta nos condiciona en nuestro configuración como H/M. Se defendería desde esta orientación que uno no nace H ni M (de hecho cuando nacemos ni siquiera tenemos consciencia de ser una cosa u otra) sino que uno se configura como H/M a través de un proceso de socialización. Entendiendo, que el género, no es algo que se haga en el vacio ni en soledad, sino que se forja en un sistema de relaciones sociales.
Yo me siento mujer en contraposición a los demás, a los otros, al otro género, que es el de los hombres. Y soy mujer porque así me los han hecho saber y me han socializado como tal.

Siguiendo a Judith Butler podríamos decir que somos cuerpos que nos ponen en relación con otros. El propio cuerpo nos delimita, límita y define nuestro yo frente a otros, frente a los demás, frente a lo que no somos. Pero a su vez, la propia corporeidad, nos hace visibles, y nos "obliga" a relacionarnos con otros।


El propio cuerpo define nuestra autonomía, y paradójicamente, nos convierte en un yo relacional. Desde el nacimiento, son otros los que nos definen, ya no solo como cuerpo, sino también como personas. Y es especialmente relevante, la primera y primordial clasificación que recibe nuestro cuerpo al nacer: se nos clasifica como hombres o como mujeres, y esta asignación, va a ser determinante. Primero, porque vamos a ser socializados de manera diferente, según el género que se nos haya asignado, y segundo, porque está clasificación va a tener repercusiones en las posteriores relaciones sociales e interpersonales que mantengamos a lo largo de la vida.

Bibliografía
• Gil Rodríguez, Eva Patricia (2002). ¿Por qué lo llaman género cuando quieren decir sexo?: Una aproximación a la teoría de la performatividad de Judith Butler. Athenea Digital, 2. Disponible en http://blues.uab.es/athenea/num2/Gil.pdf
• Íñiguez, Lupicinio (2005). Nuevos debates, nuevas ideas y nuevas prácticas en la psicología social en la era ‘post-construccionista’. Athenea Digital, 8. Disponible en http://antalya.uab.es/athenea/num8/siniguez.pdf
• Romano, Patricia (1999). Judith Butler y la formación melancólica del sujeto. Economía, Sociedad y Territorio, 5, 313-327.

31 comentarios:

  1. Hola!!!!

    No puedo escribir el título de esta entrada con nuestro alfabeto, no se porque, mi ordenador se empeña en traducirlo a carácteres hindi...

    El título era "¿Identidad de género o identidad sexual?" Si alguno de vosotros lo puede cambiar... Gracias!!! Soy así de desastre...

    Besos a tod@s!!!

    ResponderEliminar
  2. Hecho Esther! (lo del título)

    Muy interesante (como siempre) tu entrada. Estoy muy de acuerdo con tu propuesta construccionista sobre el género frente a la biomédica. Pero hay algo que quiero comentar. ¿Por qué construir la identidad sexual/de género en "confrontación" con otras identidades? Yo lo veo más bien como algo complementario. Y no quiero que esto se entienda como un tópico. Cuando digo complementario digo poder ser capaz de ponerse en el lugar de la otra/o sexual/genérico. Por ejemplo, valorar la feminidad de la pareja, pero también su masculinidad. No renunciar a la parte femenina y viceversa tanto en aspectos sexuales como psicológicos. Si uno (un tío, por ejemplo) tiene ganas de llorar, que llore. Si se emociona que lo manifieste. Y, sin entrar en detalles, en la práctica sexual invito al disfrute de la interacción y la colaboración de todo el cuerpo, no sólo de un pene y/o una vagina, explorando las posibilidades de todas las células de ese cuerpo que parece contener nuestra identidad.

    El ejemplo de la práctica sexual es bastante gráfico y podemos, si queréis, seguir comentándolo. Pero el sexo no es sólo eso, aunque en determinadas ocasiones puede serlo. Es una relación íntima entre cuerpos y almas. No estoy dando ninguna lección, eh? Sólo mi opinión.

    ¿Seguimos?

    Saludos!

    Josep

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de entrada, escribes de una forma tan clara sobre cosas tan complejas =O

    En este momento se me ocurre que "mujer" y "hombre" son primero que todo significantes. En otras palabras, que aunque desde el nacimiento se nos asume de una forma u otra, todavía no todo está dicho. Puede que haya un equivalente para las palabras "hombre" y "mujer" en toda una variedad de idiomas, pero eso no implica que se asuman de la misma manera en cada cultura que atañe a los distintos idiomas, ¿cierto? Por mucho significa que podemos distinguir (y "formar") unas personas en relación con otras, pero por lo menos no es la clasificación per se la que nos dictamina cómo asumir a "las mujeres" y "los hombres". Eso permite cierto espacio para trabajar (construir), aunque por supuesto cada cultura ya cuenta con ciertos significados para ambos significantes. Sin embargo, creo que podemos asumir esos significados como nuestras herramientas, recordando a Wittgenstein, para trabajar (jugar a construirnos). Es decir, estoy pensando en este momento que aunque un@s seamos mujeres y otr@s hombres, qué significa eso en gran parte depende de nosotros, o sea, de ti, de mí y los demás.

    ¡Interesante!, pero ahora quedo preocupado de tal vez haber divagado demasiado =P

    ResponderEliminar
  4. Hola Josep y Gerardo!

    Si decidí hablar por aquí sobre el género, es, porque como sabeis, género-amor-deseo es mi triada, mi tema fetiche, jeje. Y sabía, que desde aquí, me ibais a aportar muy buenas ideas, tal y como habeis hecho.

    Me ha llamado la atención, Josep, tu definición sobre el sexo, "una relación íntima entre cuerpos y almas".

    Y estaba pensado yo... ¿lo íntimo... no se construye también? ¿que es algo íntimo? ¿que consideramos intimo? ¿es realmente el sexo algo íntimo?
    Ligando el sexo con el aspecto de la corporeidad, podríamos pensar que hay personas con un desarrolado sentido del pudor, que consiran íntimo un desnudo, y sin embargo, para un nudista, por ejemplo, íntima no sería la desnudez, o enseñar los pechos, por eso es una práctica que realizan publicamente.
    Sin embargo, si podríamos suponer como íntimo, que te toquen los pechos, o el culo, o cualquier zona considerada erógena, ¿pero es algo intrinsecamente íntimo? ¿o es lo que educacionalmente nos han inculcado? Y... ¿que mecanismos han configurado mi sentido de la intimidad, del pudor, de lo que es y no es el sexo y lo sexual?

    ResponderEliminar
  5. Y bueno, para no enrollarme demasiado, sobre el tema del género, y de la concepción de que lo construimos socialmente, me encuentro con una contradicción...
    si el género se construye socialmente, ¿porque hay personas socializadas como hombres o mujeres, que a pesar de ello, se sienten afines al otro género? Si realmente pesara tanto ese proceso de socialización, ¿podrían existir los transexaules? ¿porque personas que, no solo han sido clasificadas con un sexo, sino que han sido educadas y socializadas en un género, dicen pertener al otro?

    :-S

    p.d. Gerardo, no considero que te hayas ido del tema, has dado justo en la diana!

    ResponderEliminar
  6. Esther, gracias por tu Post Data =D

    Respecto a tu pregunta, precisamente por eso no estoy de acuerdo con la interpretación que nos compartiste de la postura socioconstruccionista. Por mi parte, diría (digito) que la invitación socioconstruccionista tampoco es a concebir los conceptos M/H como resultado de las relaciones sociales, sino como un proceso interactivo. ¿Cuál viene siendo la diferencia?... que más que las relaciones de socialización entre personas, podría ser la interacción entre la varible biológica del sexo, la variable psicológica del género y la socialización de sujetos concretos; llámense "Esther", "Josep Seguí" y/o "Gerardo Gacharná" por sólo dar un ejemplo. Si se trata de la interacción de expresiones concretas de variables y de sujetos concretos, el resultado no será el mismo en cada caso ni en cada momento.

    Creo que está puede ser una posible explicación respecto a las personas que llaman, y/o se llaman, transexuales. En un momento particular de interacción, entre todo lo que ya comenté, consideraron que la elección que mejor l@s definía era la de "transexual".

    ¡Un momento! Ahora aunténticamente llegué a una duda, si jugamos a los antónimos, el antónimo de "heterosexual" es "homosexual", ¿cierto? Por que ambos conceptos se refieren al sexo-género que me "suscita" atracción; lo cual no se puede simplificar al género con el que me identifico, como en el caso de la transexualidad, ¿si voy bien? Si es así, por más que lo pienso, entonces no logró dar con el antónimo de transexual, ¿cuál es o acaso aún no existe?

    PD: Comienzo a sospechar que acá en el blog, mi estilo socioconstruccionista suele conectarse mucho con referentes lingüístico. Bueno, al menos es lo creo... no lo había pensado antes =P

    ResponderEliminar
  7. Ok, ya me sentí oficialmente como una persona bien grosera... ¡hablando de otros a sus espaldas! =S

    Ojalá alguna persona llamada transexual conociera nuestra discusión y nos acompañara. Así me parecería que no estaría siendo tan grosero.

    ResponderEliminar
  8. Hola Gerardo!!

    Me pareció muy interesante tu análisis, muy acertado, aunque me sigue faltando algo... tendré q seguir pensando!! :-D

    Por lo q respecta al antónimo de transexual, pues no, creo q no existe, ni falta que hace! Porque un transexual es un hombre o una mujer (yo apuesto por la percepción psicologica de cada cual y por la subjetividad del individuo) que no encaja bien dentro de nuestro esquema cultural, de lo que entendemos como "normal": personas con genitales masculinos q se sienten hombres, o personas con genitales femeninos, q se sienten mujeres.
    Este salirse de la norma, parece ser el motivo por el que los transexuales no se conciben, desde ciertas perspectivas, como "hombres de verdad" o "mujeres de verdad".
    Pero porque van a ser menos hombres o menos mujeres q el resto?

    Tema a parte serían las personas transgénero, q a diferencia de los transexuales, no reclaman cirugía, para convertirse al otro género.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Esther!

    Bueno, primero que todo, humildemente te pido el favor de explicarme la diferencia entre transexual y transgénero. Me gustaría mucho comprender :)

    También quería hacerte otra pregunta: me parece que la distinción sexo/género facilita aceptar a la orientación sexual como independiente de nuestra identidad de sexo/género, o sea que independientemente de ser mujer u hombre pueden atraerme las mujeres y/o los hombres. ¿Significaría que la orientación también es independiente de la transexualidad? ¿Conoceremos a alguien biológicamente macho, psicosocialmente mujer, y que le atraigan las mujeres? ¿O conoceremos a alguien biológicamente hembra, psicosocialmente hombre y que le atraigan los hombres?

    No niego que puede ser un poquito boba mi pregunta, pero me comenzó a dar curiosidad =P

    ResponderEliminar
  10. Pues te explico, las personas transgénero, se identifican con, o viven como el otro género, pero no se han sometido a cirugía para cambiar sus cuerpos. Hay personas transgénero que, por ejemplo, se dedican a la prostitución, y dicen tener mucha más clientela si no están operados, parece ser que sus clientes, son personas a las que les gustan los transgenero, precisamente por tener apareciencia de mujer y poseer genitales masculinos.

    Las personas transexuales, si quieren realizar cambio de sexo, y se identifican a si mismos como hombres, como mujeres, o como "trans", transhombres o transmujeres, según sea el caso.

    Y por supuesto, esto no tiene porque estar relacionado con la orientación sexual.

    Aunque los transexuales y transgenero suelen ser heterosexuales, se sienten mujeres y les gustan los hombres, o se sienten hombres y les gustan las mujeres, yo puedo decirte que conocí un caso, de una persona casada, con genitales masculinos, pero que se sentía mujer, que quería someterse a cambio de sexo, y "convertirse" en mujer, pero que aseguraba seguir estando enomorad@ de su esposa. Complicado... la verdad, sobretodo para la esposa!

    ResponderEliminar
  11. ¿Podrías detallarme, y detallarnos, más sobre tu tesis? :)

    ResponderEliminar
  12. Impressionada3/3/09 22:12

    Alguien sabe algo de Tina?
    De como está?

    Espero que vuelva prontito,
    Des de aquí, le mando muchos besitos y muchos ánimos!

    ResponderEliminar
  13. Hola!

    Por lo que sé Tina estaba un poco estresada con el trabajo y los estudios y por eso decidió dejar de participar unos días en el blog. Pero estoy seguro de que volverá en cuanto tenga un poquito de tiempo.

    Josep

    ResponderEliminar
  14. Impressionada4/3/09 18:20

    Gracias Josep!
    Tu eres uno de los creadores, verdad?

    Te felicito por la iniciativa de éste blog!
    La verdad es que me gustaría participar más, pero nose mucho que decir, porque no tengo ni idea de los temas que hablais por aquí.

    Soy de Tremp i conozco a Tina de esas tierras... aquí prefiero mantenerme de incognita, porque de hecho nos conocemos de vista, nunca hemos hablado!
    Pero sinceramente, me he quedado impresionada de como escribe y de su forma de pensar, me encanta!
    Es muy simple y admiro que pueda participar en un blog de "profesionales" porque realmente, tiene mucho mérito!

    Hace tiempo leí que estaba mal, lo escribió ella misma y por eso preguntaba!

    Veo que tienes contacto con ella, no?... bueno si hablas dale muchos recuerdos y muchos besitos.

    Gracias Josep!

    ResponderEliminar
  15. Esther, respecto a tu comentario del otro día sobre mi definición del sexo com algo "íntimo" me explico un poco mejor.

    Por un lado que lo "íntimo" sea una construcción social no tiene nada de irreal o ilógico. Como he defendido en diversas ocasiones entiendo que no hay nada más real, sólido y lógico que lo construido socialmente (o sea, todo) ya que su realidad, solidez, lógica y similares responden a acuerdos lingüísticos entre las personas que participan en una sociabilidad determinada. El concepto de lo íntimo puede no significar lo mismo para un europeo neoconservador que para un islamista integrista. Pero eso no quiere decir que no tengar valor de significación simbólica en cada uno de esos contextos.

    Por otro, al hablar de lo íntimo hablo -habla este que ni es europeo neoconservador ni islamista integrista; o eso cree- en dos sentidos. Uno de proximidad. Lo íntimo sería aquello muy próximo entre dos personas. Entiendo que el sexo contiene un grado de proximidad bastante reconocible, ¿o no?. Y también hablo de un cierto grado de exclusividad (tanto de cuerpos como de almas). Es decir, lo "íntimo" sería aquello que una persona desea compartir con sólo otra persona, o con muy pocas. ¡Cuidado! No estoy hablando de "fidelidad". Me parece estupenda la promiscuidad sexual. Pero, ¿hasta qué punto un ente sexante y amante es capaz de compartir "íntimamente su cuerpo y su alma" con muchos otros entes sexantes y amantes? La verdad es que no lo sé...

    ¡Saludos!!!

    Josep

    ResponderEliminar
  16. Impressionada, si hablo con Tina haré lo que me dices.

    Oye!!! Y no nos ruborices, eh? que tampoc es pa tanto :-)))))))

    Todas las aportaciones en este humilde espacio son bienvenidas, que aquí no somos "másters del universo" ni falta que nos hace!!!

    ;-)

    Josep

    ResponderEliminar
  17. Finalmente me he visto "obligada" a escribir a éste blog de nuevo.
    Esta vez pero, no para opinar de un tema en concreto sinó para pedir que no se vaya hablando de mis cosas personales en un blog público.

    La gente que se preocupa, realmente les agradezco de todo corazón... Peró también se que la gente con la que estoy en contacto en éstos momentos no dirá la mitad de las cosas publicamente, así que os pido que no "presioneis".

    Como ya dije, estoy saturada y necesito tiempo para volver a escribir... ahora debo ocuparme de otras cuestiones en mi vida, no pasa nada, todo bien... solo se trata de tiempo!

    Impressionada, gracias por tus mensajes, de verdad !
    Y no dejes de participar, tu opinión también cuenta, además si no pillas nada, hay gente que te lo puede explicar...

    Un beso para todos y seguir participando de éste blog, que és una fuente de aprendizaje impresionante!

    ResponderEliminar
  18. Impressionada4/3/09 19:21

    Gracias Tina y perdona, solo me preocupaba por ti...

    ResponderEliminar
  19. Como me alegra ver tanta participación de un momento a otro =O

    Tina, qué bien que hayas vuelto a pasar por acá. Humildemente considero que de nada tienes que preocuparte, me ha parecido que lo que Impressionada, Josep y yo hemos comentado sobre ti últimamente en el blog es la repetición de lo que ya habías dicho: que te sentías agotada por lo cual has preferido tomarte un tiempo fuera del blog :)

    Creo que sabes que comparto tu postura, y considero que Josep implícitamente lo ha demostrado también: nos encanta este espacio, nos encanta el cariño y calidez que compartimos entre nosotros. Pero eso no quita que todos tres, me atrevería a pensar que de hecho cualquier persona en sí, preferimos reservarnos aspectos de nuestra vida fuera del blog; cosa que considero totalmente justa, ¿cierto? :)

    Creo que dichos comentarios en el blog han sido más una expresión de lo que te valoramos más que cualquier otra cosa :)

    Pues esa es mi humilde opinión. Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  20. Impressionada4/3/09 21:06

    Gracias Gerardo, por poner palabras a mis sentimientos...
    Pero tampoco creo que se lo haya tomado mal, simplemente era un toque para que no sigamos poniendo su nombre por aquí!
    Creo que ha entendido nuestro afecto!

    Y bien, cerramos el tema, ya... ok?

    Un besito para todos!

    ResponderEliminar
  21. Bueno, no me entero muy bien de q va esto... pero en cualquier caso, saludos a Tina y a Impressionada, y sobretodo... q nadie se enfade, por dios!

    Sobre mi tesis, Gerardo, sigo sin delimitar fronteras... aunque género, psicología cultural y socioconstruccionismo, estoy segura q van a tener mucho q ver con ella

    Y Josep, vaya, cómo siempre, me dejas sin palabras... jaja

    ResponderEliminar
  22. Esther,
    No te preocupes, no hay nadie que se haya enfadado...

    Quién tenía que entender el mensaje, lo ha entendido... Lo se de primera persona, así que está todo bien!

    Y sabes?... todo ésto me hace pensar en una proxima entrada que voy a prepararme... de aquí un tiempo, cuando tenga la cabeza más libre...

    De todas formas, gracias por tu saludo!


    Ei, y para los demás, una sonrisita, eh?

    ResponderEliminar
  23. Sé que fuí yo el que incluyo el tema de orientación sexual y que no era el tema principal de esta discusión, espero que eso no nos aleje demasiado del tema al que nos había invitado Esther con su entrada ;)

    Sólo quería digitarles que me parecería muy interesante conocer un momento y lugar en que las clasficaciones de las orientaciones sexuales se vuelvan completamente inútiles e insostenibles. ¿Cómo sostener la claridad de la atracción por los hombres o por las mujeres si los conceptos de "hombre" y "mujer" implican una drástica generalización que oculta todas las complejidad y diversidad biológica, psicológica, social, etc. que hemos estado mencionando en nuestros comentarios?

    ResponderEliminar
  24. Esther. Espero que tus palabras vuelvan pronto a las puntas de tus dedos ;-)

    Gerardo. Me permito continuar con la cuestión de la orientación sexual, cuestión sobre la que no he reflexionado mucho últimamente. Pero es que conseguís hacer que estas pobres neuronas se muevan.

    Cuando hablo de cuerpos y almas hablo también de placer y de afectividad. Entre las inmensas -afortunadamente- tecnologías y fórmulas de que los seres humanos disponemos para relacionarnos esas dos suelen ser recurrentes y -como todas las demás- no son indesligables.

    Supongo que más o menos todas y todos podemos llegar a acuerdos sobre lo que significan los placeres y las afectividades. Y me pregunto: ¿qué tiene de qué que dos seres humanos compartan placer y/o afectividad con independencia de lo que tengan entre las piernas? Cada una/o supongo también que tenemos nuestros gustos y apetencias y actuamos y discurrimos (construimos discursos y pasamos por eso llamado vida) más o menos de acuerdo con eso. ¿Qué más da homosexual, heterosexual, bisexual, transexual?

    Quizá los placeres y los afectos -y los gustos y las apetencias y los discursos- pertenezcan al ámbito de lo íntimo a que me refería el otro día. O quizá lo íntimo (lo emocional) sea el auténtico sustento de lo social. Y viceversa. Y es ahí donde se me presentan en todo su esplendor las ideas que estáis manejando estos días. ¡Muchas gracias por ello!!!

    Josep

    ResponderEliminar
  25. Lo íntimo: sustento de lo social... y viceversa. ¡Significa todo un nuevo ámbito para el socioconstruccionismo!

    El colmo: haciendo mover las pobres neuronas de mi amigo y después quedándome callado =P

    ResponderEliminar
  26. Además existe la intersexualidad:
    El año pasado tuve que realizar un trabajo sobre las diferentes identidades os dejo alguna de la bibliografía que utilicé:

    Transgénere, Transexualitat e Intersexualitat



    Direcciones web:

    http://ai.eecs.umich.edu/people/conway/TS/ES/TSES.html

      Por Lynn Conway
    http://www.lynnconway.com

    Jose Antonio Nieto:
    Transexualidad, transgenerismo y cultura antropología, identidad y género José Antonio Nieto (compilador) Cristina Garaizabal ... [et al.]

    http://www.udep.edu.pe/publicaciones/desdelcampus/art582.html
     
    Traduït per:
    Sonia Ramos, Sofia Iglesias* y Sonia John
    (*1958-2004)
    [ Updated from V 2-17-06 to V 4-16-06. See TSES-New
    for color-coded deletions/additions in this update.]


    http://www.transsexualitat.org/Pnuke/index.php

    http://maribolheras.blog.com/

    ResponderEliminar
  27. leí un artículo de Remei Margarit que me encantó. Decia que el sexo es el "lenguaje del alma".

    Y lo cierto es que aunque lo primero que viene en mente, cuando se piensa en expresión sexual, son los genitales no es menos cierto que estar abrazos y sentir las caricias y los besos de esa persona que está contigo (persona, punto y pelota)proporciona una explosión de emociones y sensaciones que son únicas, personales e intrasferibles...

    ResponderEliminar
  28. Hola Marien, qué chévere volver a leerte.

    ¡¿Intersexualidad?! ¿De qué se trata Marien? Me causa MUCHA curiosidad. Por fa explícamelo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Gerardo te dejo la entrada de un blog que explica que es la intersexualidad aunque dicho sea de paso no se si es entidad sexual o no...

    http://eps5colegio17.blogspot.com/2008/06/intersexualidad-humana.html

    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  30. Sería muy chévere que nos compartieras tus ideas en relación con el trabajo que habías desarrollado Marien.

    Me encantó la palabra intersexualidad... suena tan relacional. Cuando te leí esa palabra me imaginaba algo así como una opción social-política para rechazar clasificaciones radicales como las de identidades u orientaciones sexuales. Me sorprendió entonces el énfasis de accidental que parece tener la definición de la intersexualidad en sí; todo lo contrario a lo que había supuesto.

    ResponderEliminar
  31. Usted "Jorge", nació hombre? Usted, "Marta", nació mujer?

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico