28 marzo 2009

Violencia machista


¡Hola familia!!!

Al hilo de la entrada del día 16 de Sara, Stop estereotipos, discriminación y violencia de género reproduciendo un vídeo de Amnistía Internacional, me permito compartir algunas reflexiones.

El 10 de mayo de 2008 aparece en el Diario Público el siguiente titular: "Un hombre de 77 años vecino de Montellano (Sevilla) ha matado a su ex compañera sentimental, una mujer de 67 años, M.J.L. Sobre el agresor pesaba una orden de alejamiento por amenazas telefónicas". El origen del conflicto se sitúa unos meses antes cuando la mujer decide finalizar la relación. El presunto asesino inicia una serie de amenazas telefónicas. La amenazada denuncia en marzo ante el Juzgado de Violencia de Género número 1 de Jerez. Se dicta una orden de alejamiento el día 25. Apenas un mes y medio después el conflicto finaliza con la yugular de la mujer sesgada por el hombre con un "cuchillo de grandes dimensiones".

"La violencia machista se cobra la vida de una mujer en Gernika". Diario Gara, 25 de marzo de 2009. En 2004 la mujer, Maria Izaskun, interpone una denuncia contra su marido por violencia de género. Se decreta una orden de alejamiento que vence en 2006. En 2007 la pareja parece que se reconcilia y se traslada a vivir con dos de sus hijos a Gernika. La noche del lunes, sobre las 23:15 horas, el hombre, tras una fuerte discusión agrede con una navaja a la fallecida y hiere gravemente a una hija de ambos de diecinueve años.

Desconozco si el alejamiento es eficaz estadísticamente en los casos de violencia machista. Y me importa poco la estadística. Desconozco si el alejamiento es una buena técnica legal -institucional- de resolución de conflictos. A las mujeres fallecidas en Andalucía y Euskadi me temo que ya no debe de importarles mucho. Tampoco se trata aquí de buscar generalizaciones. Se trata simplemente de preguntarse: ¿se prodrían haber evitado estos casos? ¿Podrían evitarse otros muchos similares?

Sin olvidar factores sociales -ambientales que dirían algunas/os- y educacionales -¿son diferentes de los sociales?- durante el proceso de la violencia machista aparece sin duda un conflicto entre la pareja. El conflicto probablemente se oculta, se enquista y se pudre. Se aísla, se calla; avergüenza a ambos, probablemente más a ella que a él. Un desencuentro emocional, una discusión por los hijos, por motivos económicos o por una infidelidad. El respeto desaparece en el magma de la indiferencia y la rutina. Un grito, un insulto, un empujón, un agarrón. "No pasa nada; él es así; pero es bueno en el fondo". "Ha sido algo puntual". "Cambiará; la quiere/me quiere". Hasta que ella no puede más y denuncia. Cuando denuncia.

Cuando ella denuncia y los hechos no han ido mucho más allá que insultos y pequeñas agresiones, también psicológicas, la institución judicial dicta sentencia de alejamiento. Supongo -quiero suponer- que en muchas ocasiones tiene efecto. Ella por su camino; él por el suyo. Pero parece que no siempre es así. Demasiadas veces no es así. En muchas ocasiones el machote, el dueño de la mujer, el dueño de la naturaleza y las cosas, el imbécil asesino rasga una yugular, cose a puñaladas a su subordinada.

No sé si la orden judicial de alejamiento soluciona el asunto. Espero -confío; tengo fe en- que sí lo hace en más de una ocasión ("Ella por su camino; él por el suyo"). Pero no lo hizo en los casos de M.J.L. y María Izaskun. Y de tantas otras. Espero -creo, confío, tengo fé en- que la educación (lo social) y los cambios generacionales (también lo social) aporten soluciones. Eso espero. En eso confío. Con eso me comprometo como construcción social hombre. Con eso estoy como simple ser humano.

Josep

6 comentarios:

  1. Pienso, opino, que referirnos a una violencia machista rechaza todas las discusiones que hemos compartido a partir de las entradas de Esther. Para hablar de una violencia machista tendríamos que sostener un concepto relativamente general de macho, que en lo personal preferiría no hacer. Por eso, por mi parte preferiría tal vez referirnos a una violencia de pareja, lo cual permite una amplia gama de combinaciones entre sexos y géneros de parte de ambos miembros. Además reconocería los casos donde la mujer desempeña el papel de agresora y el hombre el de agredido. Aunque por supuesto, también crearía sombras y luces sobre ciertos aspectos.

    Bueno pero cambiando de tema, una vez les había comentado de un video realizado por la pareja Gergen relativo a la Psicología Performativa. En uno de los momentos del video, ell@s dos interpretan una discusión como si fueran otra pareja. La discusión se inicia a partir de un reclamo de parte de la mujer a su marido respecto a un gasto con la tarjeta de crédito en un lugar llamado "Las Gatitas..." Los profesores Mary y Ken entonces proponen que cada paso en la interacción es una invitación al siguiente paso por parte del otro. En ese sentido cada uno puede contribuir a llevar la discusión a una pelea o transformarla en otro tipo de intercambio.

    El ejemplo de los profesores Mary y Ken proviene de un caso de la vida real, y aunque, según ellos dos, la discusión pudo haber concluido de miles de formas, dicho caso original concluyó de una sola forma: un asesinato.

    Referencia:
    Performative psychology and the embodiment of emotions: A performance by Mary & Ken Gergen [Psicología performativa y la encarnación de las emociones: una actuación por Mary & Ken Gergen] [Cinta Cinematográfica]. (2003) En Conversations in Social Construction. EE.UU.: Andrews and Clark Explorations

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

    Tras unos días de viaje sin conexión me alegra ver que el blog no decae. ¡Gracias!!!

    Gerardo: Ya hablamos de lo nuestro. También tengo en cuenta tu propuesta de comentar cada una/o a qué nos dedicamos. Entiendo que ya lo hacemos a través de nuestros perfiles, pero quizá sea una buena idea lo de la "encuesta".

    Mone: Con tu permiso pongo a continuación tus enlaces en formato "linkable", valga la redundancia a pesar del cambio de idioma, para mayor comodidad:

    - Entrevista Jesús Neira 1

    - Entrevista Jesús Neira 2

    - Programa Noria

    - Gerardo: Pienso y opino que referirnos a una "violencia machista" no invalida ninguna de las discusiones que hemos mantenido al respecto de la identidad sexual y similares. Todas las palabras son retórica; todas tienen una intención. Cuando hablo de "violencia machista" hablo exactamente de lo que que popularmente se entiende por la violencia que un hombre ejerce sobre una mujer. Sigo teniendo enormes dudas (y muy pocas seguridades de lo contrario) de qué quiere decir ser hombre o mujer. Pero hablo de cuando Juan insulta, desprecia, pega o mata a María. Por supuesto que estoy dispuesto a hablar de cuando María hace eso con Juan. O María con María. O Juan con Juan. O... independientemente de que sean pareja, amigos, amantes, vecinos o se crucen por la calle, que también estoy dispuesto a entrar en esos matices.

    Sara: Me ha encantado tu entrada. Toda ella superinteresante y por ello la voy a enlazar en "Construcciones muy interesantes" ahora mismo. Pero en relación a lo que comentamos: "A veces, solo hace falta cambiar el nombre -“dificultades”, “errores” “oportunidades”- para que se abran nuevas vías de transformación." Me gusta, me hace pensar... Cambiar macho por hembra -como palabras- ¿cambia algo? ¡Seguro que sí!!! Sin ninguna duda. Cambiar el nombre de macho por el de hembra no cambia el proceso de dominación, en mi humilde opinión.

    Gerardo: Conozco de primera mano la escenificación que comentas de los Gergen. ¡Muy buena!!! Por cierto, en un momento creo recordar que uno de los protagonistas dice: "¡pero si yo sólo quería sexo!!!"

    A ver si sólo estamos hablando de una cosa tan primitiva como el sexo! O no tan primitiva???

    :-)))))))))))))))

    Me voy a dormir, que estoy muy cansado (he viajado mucho y trabajado mucho y descansado poco -y nada de sexo-) estos días. Disculpad por ello si he dicho alguna tontería.

    ¡Saludos!!!

    Josep

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pepet por tu mano experta, soy una patata!

    Gerardo estoy muy de acuerdo con tu apreciación, y intuyo que aquello de dos no se pelean si uno no quiere tiene un transfondo de utilidad, pero también de educación o de construcción relacional evidentes.

    En el sentido que apuntabas de la performace de los Gergen, la gata sobre el tejado de zinc o quien teme a Virginia Wolf creo que muestran perfectamente como puede de ser de violenta una relación en la pareja sin llegar fisicamente a agredirse, y encima queriendose!! o creyendo que asi es.

    Cuanto más te conoces más armas tienes para herir y eso llevado a la práctica se puede convertir, como apuntabamos el otro dia hablando de comunicación, en una escalada de violencia ya sea verbal y/o fisica. Y si el final son dos vidas destrozadas, una por ausencia y la otra por presencia, ya no tiene solución posible.

    No estoy de acuerdo con los términos violencia de pareja ni siquiera de género porque me parecen peligrosos y propicios a construir una manera de crear estereotipos que actuen como promesas autocumplidas, es lo que se espera de mi como hombre o como mujer. Empezando porque yo diria que nos seria difícil encontrar que nos acerca como colectivo y que nos separa, extrayendo de la construcción identitaria el efecto contextual, de otro lado imposible porque quizás si lo hicieramos nos quedariamos sin identidad...

    Ahora mismo estoy disfrutando un libro de Touraine, El mundo de las mujeres, en el que a través de entrevistas y grupos focales el autor intenta describir como se definen a si mismas las mujeres. Y manifiesta su sorpresa en constatar que lo hacen mayoritariamente como mujeres, pero reivindicando que quieren poder serlo desde su construcción de que significa serlo. Y que es desde la vivencia de su sexualidad, vivida en diversidad, como se diferencian de los hombres.

    Pepet, como veras mayoritariamente, segun Touraine, "nosotras" apoyamos tu tesis de la importancia del ejercicio...

    Por otro lado últimamente me parece apreciar una aparente construcción de la mujer como victima que me pone los pelos de punta casi tanto como leer que no hace muchos años se dudaba de la existencia de nuestra alma (aquí tendrian que sonar trompetas, jiji) Y no dejo de pensar que es otra manera de construir una minoria de edad que ya fue denunciada y abolida legalmente hace unos añitos.

    Victimas haberlas haylas, como las meigas, pero son actrices y actores de actos violentos concretos no representantes exclusivos del género, sea cual sea este.

    El caso de Violeta y Neira me parece un buen ejemplo de como desde los medios se potencia esta visión, y además se pone en la agenda política como tema prioritario, pareciendome que asistimos a la reconstrucción de Dulcinea y Don Quijote como figuras a seguir en nuestros comportamientos.

    Mi entrada de este tema concreto ha sido interesadisima, jiji, porque ahora mismo estoy analizandola en una asignatura que curso en la UOC, Psicologia del conflicto y la negociación, por voluntad propia (teniamos que escoger un conflicto psicosocial a analizar durante todo el semestre) y vuestras aportaciones confiaba en que me serian superutiles.

    Gracias por sobrepasar mis expectativas, y seguir haciendolo, un besazo a todos,

    ResponderEliminar
  4. Todavía no quería continuar con la discusión, sólo quéría aprovechar estos pocos minutos para manifestarles lo contento que me puse con todo lo que leí en esta entrada. ¡Qué discusión tan deliciosa! Sara: aún no he leído tu nueva entrada pero ten por seguro que lo haré muy pronto; sobre todo después de esos elogios de Mone y Josep =D

    ResponderEliminar
  5. Mone. Me gusta mucho tu forma de provocar la reflexión. Efectivamente si damos por sentado ciertos estereotipos los estamos reforzando. Gracias por hacerme dudar de mis "verdades" que no son tales, pero bueno, por entendernos... Me refiero al estereotipo de mujer como víctima. Si en algún comentario he dado esta impresión os/nos pido disculpas. Me refería a casos concretos; no generalizaba.

    En cuanto a lo de Touraine (gracias por la referencia; no conocía este estudio y me parece muy interesante) si por "ejercicio" estás refiriéndote a lo mismo que yo... viva el ejercicio sexual!!! ;-) Cada cual a su gusto y con quien quiera, que pa eso estamos, ¿no? Siempre que lo sexi no sea motivo de conflicto y sí de placer, comprensión, aceptación, cariño, afirmación, relación...

    De nada por lo de los enlaces, aunque mis habilidades son enormemente limitadas.

    Reafirmo mi opinión sobre la entrada de Sara. En esto también coincido contigo.

    Y muchos ánimos con la asignatura de la UOC!!! Es superinteresante. Aprovecha todo lo que te venga bien del blog, que es tuyo también.

    Gracias a tí, Mone. Un beset!

    Pepet

    ResponderEliminar
  6. Thanks for an idea, you sparked at thought from a angle I hadn’t given thoguht to yet. Now lets see if I can do something with it.

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico