05 abril 2009

Homofobia

¡Hola!!!

Ainsssssssssssssss, lo que hay que ver/oir... ¡En fin!

Ya me diréis qué os parece...



¡Saludos!

Josep

6 comentarios:

  1. No es casualidad que esta profesora lo sea en la universidad católica de Murcia, pues ya todos sabemos cuál es la postura de la Iglesia con respeto a la homosexualidad. Un gran error invitarla a dar una conferencia y, gran tristeza que como una pedigüeña pida un aplauso y que se lo den personas jóvenes, que aunque no estuvieran de acuerdo no tuvieron el valor de no aplaudir o aún más allá, levantarse y dejarla sola.
    Un vídeo sin desperdicio!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/4/09 14:15

    Soy incapaz de terminar de ver el vídeo! Eso me pone de mala leche...

    Enfermedad?... se puede arreglar?... Los niños que han tenido un mal día?... TONTERÍAS?...

    Vamos, no tengo comentarios, espero que las personas que asistieron a esa conferencia, tubieran las cosas bien claras (cada uno con sus pensamientos, que puedo estar a favor o en contra), pero que, como mínimo, los que piensan que eso que dice es una barbaridad, que no cambien de opinión con sus palabras... y sobretodo, espero que no hubiera mucha gente que pensara como esa mujer!

    Nose, no voy a meterme con nadie, porque todo el mundo es libre de pensar lo que quiera, pero... mi opinión, es que no estoy para nada de acuerdo con esa profesora!

    ResponderEliminar
  3. Sin palabras, creo que ya lo expresáis vosotros. Actualmente hay muchos cursos de formacion sobre sexología. Estaria bien que se pusiera al dia para poder dar xarlas con alguna base.

    ResponderEliminar
  4. En consonancia con sus palabras, quedé a gusto con el encuentro de ideas distintas frente al tema. Y de igual modo, diría que prefiero las ideas de la persona sentada al lado de la conferencista. Personalmente, me parece valedero el aplauso por la valentía al presentar su punto de vista, más aún en un espacio donde parecía ser minoritario.

    Me incomodó un poco el trabajo de edición del video: las palabras de apertura y de cierre que aparecen escritas, junto con la melodía que emplearon para ambientar ambos momentos, la selección del fragmento a presentar con respecto a la conferencia total o el evento como tal, finalmente, el apelativo con que deciden definir no sólo a su participación sino a la conferencista en sí.

    Recordé la entrada de Tina: Sensaciones, pensamientos y actuaciones . . .: "Me parece estudpendo que la gente conozca lo que pasa en el mundo, y sobretodo que sea crítica y esté en contra de algunos actos... peró realmente hace falta distribuir la foto de una persona para que se la tache toda su vida de "asesino"?" (Tina, parr. 4, Febrero 2009) En lo personal (como Gerardo), prefiero que haya oposición, y que la crítica sea una forma de fomentar la reflexión entre los distintos participantes. La otra posibilidad es que terminemos todos discriminándonos; discriminando al otro por discriminador, entrando en la paradoja que también seríamos discriminadores como aquellos que consideramos que merecen nuestra discriminación. (Vaya trabalenguas)

    A quien me honra con su lectura, quiero recordarte que ésta es sólo mi humilde opinión. Por supuesto puede estar equivocada según tu parecer. En cualquier caso, con gran agrado recibiré tus comentarios si consideras que lo amerita :)

    ResponderEliminar
  5. Gerardoooooooooo! Un abrazo :-)
    Creo que las opiniones nunca son humildes ni nunca son equivocadas. Cada una/o tenemos las opiniones que queremos/podemos y punto. Y mola poder expresarlas libremente.

    La entrada de Tina me gustó y me hizo reflexionar. Pero hay (en mi "opinión" :-) un matiz (y yo soy muy amigo de los matices, sorry). Una cosa es que alguien -haya cometido un delito presuntamente o no- y eso sea publicitado; y otra que alguien participe en un acto público y someta sus "opiniones" a lo público, valga la redundancia.

    Si esta profesora lanza sus opiniones en un foro público está sujetándolas a la crítica pública. Desde luego no seré yo quien la demonice por muy en desacuerdo que esté con sus opiniones. Pero que cada palo aguante su vela, que pa eso estamos.

    Por lo que sé (mañana, con un poco más de tiempo, intentaré publicar algún enlace a algunas reacciones que las declaraciones de la bioética han generado (entre otras las del rector de la universidad donde dió la conferencia, que no tienen desperdicio); pero tengo entendido (lo oí por la radio) que la especialista en ética y biología se ha reafirmado en sus opiniones: que la homosexualidad es una enfermedad y se cura. Puedo estar de acuerdo o no (que no) con sus afirmaciones, pero me maravilla que no haya pedido perdón ni cosas por el estilo. Respeto su "dureza" de caràcter y de opinión.

    Otra cosa es que me parezca más o menos "correcto" que haga las afirmaciones que hizo en el forum que las hizo; académico. Entiendo que flaco favor nos hace a los académicos vertir tan sólo opiniones con unos fundamentos más que dudosos.

    No tengo capacidad ni académica ni personal como para opinar que esta profesora sea una enferma como ella sí que opinia sobre otras personas en un foro público. O quizá sí que la tengo, pero me la guardo en la intimidad. Algunos colectivos sociales con mucha más capacidad que yo ya la han denunciado ante los tribunales. Ya veremos...

    Aida Esther: Muchísimas gracias por tu aportación y por tu colaboración en este humilde espacio hipercrítico.

    Anónimo: A mí también me hizo daño en mi leche, pero bueno, sólo es una opinión ;-)

    Sara: Totalmente de acuerdo con tu opinión/propuesta. ¿Qué tiene que ver la bioètica con la sexología? ¿Cómo una especialista en aquéllo opina públicamente y académicamente sobre esto?

    ¡Saludos!!!

    Josep

    ResponderEliminar
  6. jor!!
    que fácil resulta encontrar causalidades... partiendo de su argumento que no es genético, y por tanto puede arreglarse, que uno se masturba, o tiene un gatillazo (sobre todo si es hombre, no olvidarlo!) pues ya está, entra en zona de peligro de homosexualidad! Pero entonces no convertirse en homosexual, o no enfermar, a pesar de practicar juegos eróticos con uno mismo, o no dar la talla, no seria cuestión de inmunidad a la enfermedad? adquirida como? y siguiendo esta cuerda sino es adquirida llegariamos a la genética igualmente a mi entender, no?

    No comparto esta opinión, ni creo que haya datos científicos que la avalen. Empezando porque la sexualidad a mi entender seria algo más que unos comportamientos o un instinto. Y siguiendo por mi permanente perplejidad hacia el uso manipulatorio que se ha hecho y se sigue haciendo sobre ella. Me sigue sorprendiendo la potencia de su llamada desde cualquier planteamiento, ya sea religioso, o social. Y es que en el fondo es algo que nos une a la vez que nos enfrenta. Conforma identidades más allá de la praxis, y nos situa relacionalmente con esos otros que nos conforman.

    Por otro lado, mal que me pese yo diria que el efecto posible de sus palabras hubiera sido el mismo si se tratara de defender minusvalias de raza o género, poder decantar las dudas de aquellos que pudieran tenerlas, o refrendar posiciones desde el poder que le otorga una tarima, y unos conocimientos y experiencia científica que se le suponen y manifiesta abiertamente.

    Esta responsabilidad me parece obviada. La conferenciante habla de sufrimiento, y no dudo de sus palabras, pero las suyas van encaminadas a disminuirlo o a aumentarlo? A mi entender provocan la culpabilización de aquellos que segun su criterio "científico" padecen un trastorno. O la de sus padres, que puestos a culpabilizar...

    Por otro lado las réplicas no me parecieron muy científicas tampoco. Buscan el aplauso fácil, aludiendo a amistades, y felicidad por salir del armario...

    Me quedo con las ganas de preguntarle cual es a su juicio el uso adecuado, o generador de salud, de la sexualidad y en que basa sus afirmaciones

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico