22 junio 2009

Deriva urbana


Barcelona da mucho de sí.

En imágenes, imaginarios, narraciones y relaciones.

Mucho de sí. Como os prometí os envio alguna foto.

El domingo pasado salí a dar una vuelta. Decidí no coger la cámara de fotos. Pero al final no tuve más remedio que usar la del móvil. Aún no tengo pasadas las imágenes al pc. Cené en Las Ramblas. Y disfruté enormemente viendo pasar personas y sus vidas.

Creo que ya lo he dicho en alguna ocasión. Si algún día me pierdo y alguien tiene interés por encontrarme, que me busque por Las Ramblas de Barcelona, por la Plaza Igor Stravinsky de París o la Piazza Nabonna de Roma.

Después de los cursos, seminarios y otras cosas el último día tuve un par de horas para hacer una deriva urbana "en serio". Ahí van algunas fotos. ¡Espero que os gusten!!!

Abrazos,

Josep












7 comentarios:

  1. Me han gustado mucho las fotos, dicen muchas cosas! gracias Josep

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Sara!!!
    Si las fotos te han gustado ya han cumplido su misión en esta vida.
    Josep

    ResponderEliminar
  3. Hola JOSEP:

    Para mí, es un deleite tus derivadas urbanas, pues evocan experiencias y realidades que se viven en un mismo tiempo y espacios diferentes.

    Cada vez me acerco mas al arte relacional de Regine Walter y Ken Gergen que un día nombró Gerardo, también es un llamado a redescubrirme el concepto de subjetividad pues son esas relaciones con la realidad y con los otros las que nos llevan a plasmar en este caso, las realidades en tus fotografías.

    Me pregunto ¿Cuáles son las realidades que queremos recopilar cada uno de nosotros? Si esto implica que no solo nuestros sentidos estén al tanto sino también nuestro aquí y nuestro ahora.

    Gracias por tus derivadas urbanas, llenas de color y significado!!!

    ResponderEliminar
  4. Es curioso Paulin, pero me has hecho pensar con tus palabras en que me sugirieron cuando las vi. Ya va a ser verdad aquello de que sin conversación no hay pensamiento, jiji....
    Josep ha creado realidades con su cámara, al captarlas estáticamente quitandole su dinamismo y filtrando aquellas que le llamaron de aquellas que pasaron desapercibidas o fueron desechadas, y luego al compartirlas ha vuelto a crearlas.
    Por que esas y no otras?
    Y aun ya elegidas, seran las mismas para todos aquellos que las miren?
    Cuantas se quedaron muertas en su devenir sin ser fijadas por nadie?
    Cuantas permaneceran en la memoria de algun mirón aunque no sean fijadas?

    una preguntona,

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Paulín, por tus comentarios sobre mis humildes fotos!!!
    Y muy buena, Mone, tu reflexión/provocación :-)
    Efectivamente, muchas fotos se quedan en el rincón. Nadie las verá nunca. Probablemente ni yo mismo vuelva a verlas. Eso es lo que tiene lo digital. Como nosotras y nosotros es instantáneo, momentáneo, efímero; tiene apenas un segundo de vida...
    La fotografía es realidad en sí misma. Voy a ver si encuentro un artículo que escribí al respecto hace algún tiermpo y nunca publiqué y lo cuelgo por aquí.

    Besitos!!!

    Josep

    ResponderEliminar
  6. me han gustado mucjho tus fotos, epsro poder conocer barcelona pronto!

    de pasada, les recomiendo una muy buena banda que esta radicada alli, se llama chesudaka y pueden visitarlos y concoer mas sobre ellos en www.chesudaka.com.. lo q mas me gusta son las tematicas sociales que abordan y la postura positiva (ojo, no positivista)con la cual contruyen narrativas en sus canciones

    abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Muy buenos los chesudaka, tali!!! No los conocía y me han gustado mucho. Gracias!!!

    Y cuando vengas por Barcelona avisa, que te llevaremos a hacer alguna que otra deriva urbana :-)

    Josep

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico