29 octubre 2009

Una Interpretación sobre la Responsabilidad del Investigador (continuación de la discusión en la entrada Teoría Fundamentada de Gabriel)

¡Definitivamente la entrada de Gabriel en este blog, Teoría Fundamentada, ha sido bastante provocativa! ¿Sabían que hay un límite de palabras para los comentarios en Blogger? Pues al parecer el comentario que iba a dejar en su entrada era demasiado extenso, por lo cual decidí más bien pegarlo acá. (Además así podré retocarlo si veo algún error de ortografía o redacción que me incomode; cómo me desagrada que los comentarios no se puedan editar)

Gracias Gabriel por colaborarme con mis dudas sobre la teoría fundamentada; también muchas gracias Josep, entonces estaré pendiente por su respuesta a mi pregunta (o tres) que dejé directamente en su entrada.

Gabriel: me alegra confesarle que estoy TOTALMENTE de acuerdo con comprender a la investigación social como una responsabilidad, en lo personal considero que se trata de una responsabilidad social. Por eso remito a la importancia de la participación, el diálogo, la democracia dentro del desarrollo de la investigación.

Al respecto, mi experiencia ha sido que tratar de cumplir con esta responsabilidad puede ser una cuestión exigente (y apasionante) en el diseño metódico. Aunque probablemente lo sea también durante el resto de su desarrollo, aún no puedo saberlo ; )


(Se ven hermosos en esta foto, ¿no? Son Mary y Ken Gergen en Picture This)

Apropósito, gracias por los textos recomendados. Taylor y Bogdan han redactado una historia de la investigación cualitativa, ¿cierto? O los estoy confundiendo con otros autores. Y digíteme otra cosa: ¿se ha leído el capítulo de la pareja Gergen (2000), Mary y Ken, en la 2 ed. del Manual de Investigación Cualitativa? Me honraría mucho que le diera la oportunidad si es que aún no lo ha hecho. Puede que le guste el hecho que no sólo mencionan algunas ideas periféricas respecto a la investigación social, sino que inmediatamente después critican cada una de tales ideas.

Para mi conveniencia =P, acá introduzco sus tres ideas principales, llamadas controversias en la investigación social, dejando de lado el comentario crítico que ofrecen a cada una:

Crisis de la validez: La inteligibilidad de nuestras aseveraciones sobre el mundo derivan no del mundo en sí, sino de nuestra inmersión en una tradición de prácticas culturales que heredamos de generaciones previas (p. 1.026). Si se rechaza la idea del lenguaje como una pintura o mapa del mundo, entonces no hay razones para que investigadores cualitativos afirmen que sus métodos son superiores a los cuantitativos en términos de exactitud o sensibilidad sobre lo existente (p. 1.027). Parece más adecuado comprender las aseveraciones sobre las “experiencias” como el resultado de una historia (history) textual/cultural en la cual las personas aprenden a contar historias (stories) sobre sus vidas a sí mismos y a otros (Ibid). Es por eso que cada vez ciertas investigaciones reconocen más que, como la observación está inevitablemente saturada de interpretaciones y los reportes de investigación son esencialmente ejercicios en interpretación, la investigación y la representación están inextricablemente entrelazadas. (Ibid.)

Derechos de representación: Para Foucault, las disciplinas generadoras de conocimientos (incluyendo las ciencias sociales) funcionan como fuentes de autoridad, y a medida que sus descripciones, explicaciones, y diagnósticos son diseminados a través de la educación, y otras prácticas, éstas aumentan el reino potencial de subyugación. Por ejemplo, a medida que el hombre común y los profesionales involucrados reconocen el concepto de desórdenes mentales, y las categorías de la profesión psiquiátrica, la cultura se rinde al poder disciplinar de la psiquiatría (p. 1.034)... ¿De qué maneras la investigación empodera a la disciplina en vez de aquell@s bajo estudio? (Ibid). Con estas contracorrientes de opinión (entre diversos grupos de interés, incluyendo a los investigadores) en movimiento, una vez más se necesita una orientación más tolerante y recíprocamente reflexiva en el proceso de investigación. (Ibid.)

El lugar de lo político: Hace treinta años (en los 70s), era común argumentar que un método de investigación riguroso era política y valorativamente neutral. Los intereses ideológicos podrían, o no, determinar el tema de investigación o la forma como se usarían los resultados, pero el método en sí debía ser libre de ideologías. Sin embargo, a medida que las críticas posmodernas de la validez se van volviendo cada vez más sofisticadas, se ha hecho cada vez más claro que no hay manera sencilla de separar el método de la ideología. Los métodos adquieren su significado dentro de redes más amplias de significados (metafísicas, epistemológicas, ontológicas) las cuales en sí están comprometidas con tradiciones ideológicas y éticas. (p. 1.036)

Entonces, si la indagación es inevitablemente ideológica, el reto mayor es ir en busca de aquella investigación que exprese de la manera más profunda nuestras inversiones políticas y valorativas (Ibid). Sin embargo, como las literaturas posmodernas de la “muerte del sí mismo”, la construcción social, el dialogismo y similares han hecho cada vez más claro, la concepción del sí mismo singular y unificado es problemático tanto intelectual como políticamente. Se gana mucho suspendiendo tal orientación a favor de la polivocalidad. Especialmente en este caso, somos alentados (a través de la investigación) a reconocer la multiplicidad de valores, impulsos políticos, concepciones del bien, nociones del deseo, y sentidos de nosotr@s mism@s como personas, a menudo competitivas y contradictorias, tanto en nosotr@s como académic@s y en aquell@s que se unen a nuestra investigación como participantes. (p. 1.037)


Estas tres ideas controversiales de la investigación, las tomo en mi caso como retos muy serios que me comprometen como investigador social. Bueno, la siguiente es la referencia de dicho capítulo, es una invitación no sólo para Gabriel sino para tod@ aquel(la) que se haya molestado en leer mi comentario:

GERGEN, Mary M. y GERGEN, Kenneth J. Qualitative Inquiry : tensions and transformations. En : DENZIN, Norman K. y LINCOLN, Yvonna S. Handbook of qualitative research. 2 ed. Thousand Oaks : Sage, 2000. p. 1.025-1.046.

: )

7 comentarios:

  1. Saludos.

    Para su comodidad, abajo va una versión en linea del artículo recomendado por Gerardo.

    Salud.

    g.

    http://www.swarthmore.edu/Documents/faculty/gergen/Qualitative_Inquiry_Tensions_and_Transformations.pdf

    ResponderEliminar
  2. ¡GRACIAS GABRIEL! No se me había ocurrido que el texto podía estar junto a los otros que el profesor Ken ofrece en su página =D

    Acabo de alimentar las citas de las tres ideas periféricas del texto para enfatizar más en su implicación en el mismo desarrollo de una investigación.


    Esté uno o no de acuerdo con su contenido, creo que sus ideas son significativas respecto al sentido de la investigación social y valdría la pena que quienes hacen investigaciones también hicieran el esfuerzo por conocerlo. Personalmente, desde que lo leí por primera vez he pensado que sería VALIOSO que también estuviera en español.

    ; )

    ResponderEliminar
  3. Saludos Gerardo.

    Pues si, hemos tenido suerte en que el artículo este disponible en linea...

    No, no lo he leido, pero este fin de semana procurare darle un vistazo...

    Y.. bueno... frente a la duda, mejor pregunto: ¿ya esamos en otro tema o seguimos en el asunto de la Teoría Fundamentada?...

    En todo caso:

    a) me gustaría que ampliaras un poco tu comentario en el sentido de cómo esas ideas expuestas por los Gergen apoyan (o socavan) el plantemiento de una Teoría fundamentada...

    b) creo que en toda investigación, tarde o temprano, debes comprometerte con una idea, la cual ya no consideraras controvertida, sino por el contrario, la defenderas... que será sujeto de criticas (por apretar poco o por abarcar demasiado) eso es inevitable...

    A mi lo que me cuesta trabajo es dar un giro práctico al discurso, y lo que citas de Gergen, es discurso, y no se que hacer con ello...

    Si lo que dices es que los compromisos de acuerdo con los cuales nos conducimos pueden ser objetos de juicio, bue... eso es obvio... y me gusta creer que la disciplina es lo suficientemente madura como para existir y desarrollarse bajo esa condición.

    Salud.

    g.

    ResponderEliminar
  4. Gabriel prometo contestarle pronto, he estado muy "liado" por lo cual no he tenido mucho que contar, motivos personales: mi trabajo y algunos proyectos, como recuperar mi Internet y microbloguear después. Casi se me olvida que tenía esta entrada, claro que hoy comencé mi respuesta pero no la pude terminar.

    ResponderEliminar
  5. Pues por fin tuve el tiempo que quería para continuar con calma la conversación. ¿Cómo ha estado Gabriel? ¿Qué tal estuvo su semana? ¿Hizo algo en especial durante las festividades del puente?

    ¿Cómo están los demás? ¿Qué han hecho de nuevo? Yo estuve en un evento sobre docencia universitaria que me dejó un poco agotado, contento e insatisfecho ; )

    Estuve leyendo con calma todo lo que hemos escrito en esta conversación sobre Teoría Fundamentada (I y II); éste es mi humilde aporte partiendo del mensaje de Gabriel...

    Respecto a los dos últimos párrafos de su respuesta, mi pretensión de haber respondido a su comentario, en su propia entrada con esta otra, era para plantear qué también existen unas preocupaciones periféricas sobre la investigación social y, siendo periféricas, invitan a formas originales de llevar la investigación a la práctica. Entonces, ahí está la praxis posible a partir de éste discurso, y en ese sentido, la extensión de lo que quise decir con esta entrada. Sin embargo, resulta que aún no sé cuáles pueden ser las posibilidades de la Teoría Fundamentada partiendo de las controversias mencionadas. Deseo comprender sus posibilidades y espero que mi conversación con ustedes me ayude a hacerlo, así que por ahora le quedo debiendo su solicitud "a" pero realmente quiero satisfacerla cuando lo vea posible.

    Y respecto a su punto "b" me apena confesarle que creo que no entiendo a qué hace referencia. ¿A qué punto de mi entrada responde con el comentario de este numeral?

    Bueno, por ahora no puedo digitar mucho más que esto, pero estoy muy deseoso de continuar : )

    Le deseo un feliz fin de semana Gabriel, al igual que para tod@s. Estaré muy pendiente de sus aclaraciones y retroalimentación.

    ResponderEliminar
  6. Saludos Gerardo.

    Te debía un comentario en relación a lo siguiente…

    En cuanto al inciso a) me pregunto si alcanzas a ver que los principios que los Gergen enumeran socavan por completo el “epoche” radical propuesto por la Teoría fundamentada (TF).

    En cuanto al inciso b) me refiero a que la inclusión, la participación, la democracia, el dialogo, en fin, son valores respetables y que merecen difusión, pero en la investigación, tarde o temprano, es tu voz la que, necesariamente ha de escucharse más fuerte pues, lo quieras o no, es la que guía el derrotero de la indagación, y darle más voz a los informantes, digamos, te obliga a levantar más la voz.

    Tal vez el problema es que estamos hablando de momentos distintos del proceso de construcción de conocimiento útil… en lo personal, me refiero al momento de desarrollo del conocimiento en el cual los datos, los hechos que recuperas (ok, que construyes) a partir de los elementos de la realidad concreta (o lo que consideres tal cosa) en estudio no pasarían de ser un mero catalogo, un registro de hechos si no cuentas con un marco teórico que te sirva de cemento, es decir, que los una, los aglutine y los dote de sentido... por otro lado, creo que tú te refieres al momento de la aplicación cuando tener en alta consideración las necesidades del contexto y, en ese sentido, de los sujetos sociales, de la gente con la que trabajas es primordial, ya no se trata de atender la voz de informantes sino de presuntos beneficiarios del servicio que buscas prestar…

    Diferenciar los momentos de creación, por un lado y de aplicación, por otro, es controvertido pero es una diferencia clásica y analíticamente útil (conjeturas y refutaciones, remember). Y tal diferenciación no impide en modo alguno que al aplicar los conocimientos se aprendan cosas nuevas, tampoco implica que la creación de conocimiento se lleve a cabo en el aislamiento y la pureza de un torre de marfil.

    Bue… creo que ahora si es todo... desde luego no dejo de estar atento a tus comentarios.

    Salud.

    g.

    ResponderEliminar
  7. Hola : ) Quise volver a alimentar un poco esta entrada, compartiendo lo que he avanzado en el diseño metódico del proyecto de investigación en el que estoy trabajando:

    Quiero indagar sobre la relación entre lenguaje, investigación social y universidad; para eso estoy construyendo un marco teórico. Quiero llevar a cabo un grupo focal con estudiantes asistentes de investigación en carreras de ciencias sociales para la recolección de información pertinente. Sin embargo, considero que lo ideal es cambiar la relación entre el marco teórico y la recolección: en vez de dirigir la recolección a partir del marco, o de excluir el marco de la recolección, para que éste sea asumido como incuestionable en la fase de procesamiento, me interesa que el marco sea explicitado en el desarrollo del grupo focal, participe en el diálogo y pueda ser cuestionado. Cuando nos sintamos satisfechos con lo desarrollado en la fase de recolección pasaríamos a la de procesamiento de la información. Acá quiero contar nuevamente con la colaboración de l@s estudiantes que participaron en la anterior fase, ejecutando una estrategia de procesamiento sobre la información que nosotr@s mism@s habíamos desarrollado en la anterior fase. Sin saber qué nombre tendría tal estrategia, considero importante que nos limitemos a categorías inductivas que empleemos en nuestra inmersión con la información en vez de categorías deductivas propias del marco teórico; recuerda que de todas formas el marco teórico forma parte de la información, de la fase de recolección, al tratarlo de forma explícita en el desarrollo del grupo focal.

    Bueno, éste es mi intento de una investigación más participativa, dialógica, democrática… pretendiendo responder a la responsabilidad social que surge de la crisis de la validez, los derechos de representación y el lugar de lo político. He tenido legítimas dudas sobre las posibles relaciones entre mi propuesta y la teoría fundamentada; trataré de responder a ellas cuando conozca más sobre dicho método de investigación.

    Saludos

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico