12 diciembre 2009

El diseño flexible en la metodología cualitativa de investigación


¡Hola!

Algunas reflexiones metodológicas...

-->
Los datos no están escritos en la realidad social. El objetivo del investigador cualitativo no es poner al descubierto realidades sociales que estaban ahí previamente a su intervención. Muy al contrario, se trata de co-construir procesualmente esas realidades en interacción con sus protagonistas y sus contextos. Desde este punto de vista es preciso estar atento a elementos que pueden ser sorpresivos, que pueden aparecer cuando no se esperaban, cuando la revisión de la literatura o los propios objetivos de investigación no los habían contemplado. Técnicamente es factible adoptar una de dos actitudes: a) ceñirse exclusivamente a los objetivos previamente construidos haciendo caso omiso a lo nuevo o sorprendente; y b) abrirse a la flexibilidad del método, reservarse el derecho a modificar el diseño original, las preguntas de investigación derivadas de los objetivos (Mendizábal, 2006).

Taylor y Bogdan, por ejemplo, destacan en cuanto a las características que debe reunir una entrevista cualitativa semiestructurada su “flexibilidad, dinamismo, no direccionalidad, no estructuración, no estandarización, apertura” (1984: 101).


Pero esta flexibilidad no significa formular un trabajo caótico. El investigador parte de una serie de intereses que han de quedar patentes en el desarrollo de la investigación. Durante el proceso ya hay interpretación, selección de las ideas y palabras de los informantes que más interesantes son para esclarecer los objetivos. En este sentido se manifiestan Roberts y Rosenwald (2001: 98), “The interpretive challenge of a multiple-case study is always to synthesize an abstract social object (…) out of respondents’ perspectival accounts. But this challenge is somewhat lightened as we focus our interest on certain favored rubrics”.

La flexibilidad facilita, además, algo que no suele aparecer en textos científicos al uso y que proviene del campo de la Etnografía: la complicidad. “…complicity specifically plays to and constructs a different and more complex sense of the substance of the ethnographer-subject relationship” (Marcus, 1998: 121). La nueva relación nacida –y que va más allá del rapport o de la colaboración- de la complicidad genera una complejidad comunicacional y emocional enorme. La identificación con el objeto de estudio puede llegar a ser metodológicamente peligrosa. No en vano teóricos como Taylor y Bogdan (1984) aconsejan un cierto distanciamiento del mismo. La identificación absoluta es imposible. Pero ¿es honesto mantener esa distancia del que sabe hacia el que no sabe, especialmente cuando lo que se pretende es aprender del que, supuestamente, no sabe? The inequality of power relations, weighted in favor of the anthropologist, can no longer be presumed in this world of multi-sited ethnography” (Marcus, 1998: 121). Una etnografía multisituada obliga, de una u otra forma, a ponerse al mismo nivel que el objeto de investigación, a trabajar con todos los implícitos propuestos por Marcus (1998) - la gente, las cosas, las tramas, las vidas, los conflictos y, especialmente, las metáforas; y con su entretejido social. La complicidad supone construir nuevos espacios –simbólicos; también imaginarios y emocionales- de inter-relación. Supone que ambos –investigador e investigado- participan en el juego al mismo nivel, crean sus tramas y vidas con la misma implicación, comparten experiencias y sensaciones. El entorno debe facilitar este tipo de implicación.
La flexibilidad, la entrevista multisituada como marco de acción y la complicidad como tecnología de relación nos alejan del problema de la objetividad. A partir de los tres elementos metodológicos se asume plenamente la (inter-)objetividad como valor co-constructivo de la realidad, “creating empirically argued new envisionings of social landscapes” (Marcus, 1998: 93). Y la flexibilidad admite que la objetividad (el ser objeto) del investigador también cuenta. Al tiempo que el proceso metodológico va tomando curso la realidad cambia. Y en ese cambio también interviene el sujeto que investiga, pregunta, sabe/no sabe, se sorprende y aprende. I choose to explore, places I go, people I meet, questions I ask, and the conclusions which I draw from my data are all effected by my own personal experiences and viewpoints” (Hamman, 1998: 2).

¡Saludos!!!

Josep

Referencias:

Hamman, Robin (1998). "Ethnography" Capítulo de la tesis The Online/Offline Dichotomy: Debunking Some Myths about AOL Users and the Effects of Their Being Online Upon Offline Friendships and Offline Community. Departament Communication, University of Liverpool. [On line] [Access: 30/10/2005] http://www.socio.demon.co.uk/mphil/mphil3.html.

MARCUS, George E. (1998). Ethnography through thick & thin. Princeton: Princeton University Press.
MENDIZABAL, Nora (2006). Los componentes del diseño flexible en la investigación cualitativa. En Vasichalis de Gialdino, Irene (coord.) Estrategias de investigación cualitativa. Barcelona: Gedisa.

Roberts, J. Scott; Rosenwald, George C. (2001). Ever upward and no turning back: social mobility and identity formation among first-generation college students. At MxAdams, Dan; Josselson, Ruthellen and Lieblich, Amia (eds.) Turns in the Road: Narrative Studies of Lives in Transition. Washington: APA. 

TAYLOR, S.J.; BOGDAN, R. (1984). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Barcelona: Paidós.



13 comentarios:

  1. Josep, cambiando de tema... no me gusta la solución que tocó tomar para evitar el SPAM en el blog.

    Considero un problema grave que se haya cerrado la posibilidad de comentar a nuestros compañer@s informales.

    Para evitar el SPAM y no cerrarle la puesta a dich@s compañer@s, ¿no se podría incluir un captcha en el formulario de comentarios, y tal vez, también la aprobación del administrador de su publicación?

    Considero que sería un curso de acción menos limitante.

    ¿Se podrá? ¿Qué opina(s)(n)?

    ResponderEliminar
  2. Hola Gerardo,

    A mí tampoco me gusta la solución, pero hubo que aplicarla para evitar el sapam, efectivamente. No puedo ir haciendo de policía todo el día a ver lo que se publica en el blog.

    Por otro lado me asustó la posibilidad de que el spam -que era publicitario- se pudiera llegar a contener cosas ilegales lo que podría suponer el cierre inmediato del blog.

    De todos modos voy a mirar la alternativa que propones u otras. Lo de la aprobación no lo veo viable por dos motivos: uno de tiempo. No puedo leer todos los comentarios antes de su publicación; no tengo tiempo material. Y otro de carácter ético: me sentiría como un censor. Es cierto que la limitación actual es una forma de censura. Pero también lo es que cualquiera que quiera publicar no tiene más que escribirme y enseguida le doy acceso no sólo a comentarios sino también a entradas.

    De todos modos, si preferís que volvamos al sistema anterior volvemos. Pero insisto en el peligro que corremos...

    ¡Saludos!!!

    Josep

    ResponderEliminar
  3. Apropósito Josep, gracias por su repuesta tan amena en mi correo... ya la responderé.

    El spam es un problema grave y nos toca solucionarlo. A la vez, no me queda la menor duda que abrirá el acceso a tod@ aquel que se lo solicite por correo; mi preocupación, en ese aspecto, es que una que otra persona que en otro caso hubiera comentado lo dejará de hacer por tener que pasar por ese proceso. ¿Qué opina(S)(n)?

    Le(s) propongo algo: ¿será posible sólo agregarle un captcha al formulario de comentarios y volverlo abrir al público en general, a ver si con sólo eso se reduce el spam? En ese caso no tendría que ponerse a aprobar comentarios y sólo tendría un paso extra para tod@s nuestr@s compañer@s formales e informales. No lo sé, tal vez resulte no ser una solución efectiva, pero si llega a serlo, creo que apuntaríamos a esa naturaleza abierta que siempre nos ha gustado.

    ¿Hacemos la prueba por un breve tiempo?

    ResponderEliminar
  4. ¿Un captcha es lo de las letritas, no?

    Oye, pues puede que sea una solución. No me vuelve loco, pero puede ser... Sara, ¿qué te parece? ¿Probamos?

    Josep

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. hola!
    La opción de las letritas, no la he puesto porqué los spam que recibimos mayormente no son máquinas, y pasan sin problema.

    Por ahora, los miembros que quieren comentar han de acceder en su cuenta blogger o bien si no tienen cuenta, pedir a Josep que les añada como colaborador del blog.
    :-)

    ResponderEliminar
  7. Entendido Sara.

    Así pues, aunque pusiéramos la opción captcha no solucionaría los problemas que hemos tenido recientemente.

    Gerardo, mientras buscamos otras soluciones, mantenemos entonces el funcionamiento del blog como está ahora mismo si os parece bien.

    Quiero recordar e insistir, en todo caso, que quien quiera participar activamente en el blog no tiene más que enviarme un correo y le daré acceso. Jamás he ejercido ningún tipo de control en este aspecto. Quien quiera participar con comentarios-entradas sólo tiene que decírmelo. Sólo necesita una dirección de correo electrónico a la que enviar la invitación.

    ¡Saludos!!!

    Josep

    ResponderEliminar
  8. SARA: Qué rico estar leyéndote : ) ¿Me explicas una cosa por fa? Cómo puedo identificar cuando el SPAM es enviado directamente por máquinas y no por personas. Agradezco mucho tu aclaración. (Y Josep =P después le incluimos la discusion harawayana, por ahora sólo pido una respuesta técnica ; ) )

    De todas formas, si no es mucho trabajo, me gustaría insistir en hacer la prueba de sólo el captcha y abrir los comentarios. Entiendo que en términos técnicos únicamente es una barrera infranqueable para máquinas automáticas, pero probablemente de una manera muy ingenua, soy optimista porque considero que, como también una cuestión microsocial, podría reducir el spam hecho por personas. Les propondría que se haga la prueba por el tiempo que ustedes consideren prudencial (insisto... si no implica mucho trabajo, si lo implica estoy de acuerdo en dejar las cosas así), y si no ven un cambio significativo en la entrada de SPAM, volvemos a esta medida. Ya ustedes me dirán : )

    En todo caso, sí les recomendaría que si mantenemos la opción actual, dejemos un mensaje permanente en un punto SUMÁMENTE visible en el blog: aclarando los motivos por los que nos vimos forzados a cambiar la opción de comentarios y la invitación a TODO público a escribirle a Josep a su dirección de correo, para que pueda escribir todo comentario que quiera sin mayor problema de ahí en adelante.

    ResponderEliminar
  9. Hola amigo,
    por mi parte no hay problema de poner las letritas y un texto explicando el motivo por el cual lo ponemos. Te animo a redactar el mensaje, os parece bien?

    Respecto a la diferencia entre máquina y mano humana, tu mismo lo has respondido en tu mensaje. No se lee como una diferencia a nivel "identitario" tanto como a nivel técnico..
    ;-)
    besos

    ResponderEliminar
  10. Saludos Josep…

    Personalmente no termino de entender cuál es el problema con la distinción entre el que sabe y el que no.

    Vamos a suponer que tal dicotomía es, en efecto, excluyente. Lo que me animo a decir es que tal distinción la he visto más entre los investigadores entre sí que entre los investigadores y las personas o grupos investigados. Como ya lo dije en otra ocasión, las comunidades científica funcionan meritocráticamente, en términos del reconocimiento y valoración del conocimiento e información que producen, lo cual favorece la crítica y la constante búsqueda de respuestas novedosas a los nuevos y viejos problemas.

    Por otro lado, también puede ser que saber/no saber sea un dicotomía no excluyente, en donde la cuestión no es “quién sebe” sino “quién sabe qué”, por ejemplo, si en mi casa hay una gotera, o tengo problemas con el piso o necesito un muro, llamo a un plomero, un carpintero o a un albañil, esto es, a alguien que si sabe lo que yo no sé. Tal vez mi ejemplo es un poco burdo, pero me atrevo a suponer que si alguien requiere los servicios de un psicólogo (aunque sea social) es que ese alguien no sabe algo que el psicólogo (presuntamente) si sabe. La cuestión es, entonces, relativa a como se produce el intercambio de informaciones entre seres que saben cosas distintas, a mi me parece una división del trabajo que no entraña inequidad moral o intelectual alguna, menos cuando de ciencias sociales se trata y, cuando si lo llegase a implicar, me parece que sería problema particular de los involucrados y no uno de índole epistemológico.

    Siguiendo a Mendizábal (2006) escribes que “Técnicamente es factible adoptar una de dos actitudes: a) ceñirse exclusivamente a los objetivos previamente construidos haciendo caso omiso a lo nuevo o sorprendente; y b) abrirse a la flexibilidad del método, reservarse el derecho a modificar el diseño original, las preguntas de investigación derivadas de los objetivos”. Mi punto de vista es que, de hecho, prácticamente lo que se hace tomar ambas “actitudes”, si me apuras, te diría que el inciso a) es un absurdo, bajo esa condición ¿cómo podría desarrollarse el conocimiento científico?, hasta creo que hay una idea un tanto cuanto rancia de lo que la ciencias es. Y el inciso b), creo que tiene más que ver con cuestiones extracientíficas, por ejemplo, tiempos de entrega de avances y resultados, o bien, con los recursos para desplegar algún tipo específico de logística metodológica, en este caso creo que hay una idealización utopica de la forma del quehacer científico.

    Justo al principio de la entrada escribes: “Los datos no están escritos en la realidad social. El objetivo del investigador cualitativo no es poner al descubierto realidades sociales que estaban ahí previamente a su intervención. Muy al contrario, se trata de co-construir procesualmente esas realidades en interacción con sus protagonistas y sus contextos”. Con todo respeto, pero no te parece de una arrogancia tremenda por parte de los “investigadores cualitativos”, asegurar que antes de ellos no había nada y que gracias a ellos y su poderes de “co-construcción” después de ellos, en efecto, algo quedará.

    Una vez más, déjame idear una situación. Imaginemos a un hipotético “investigador cualitativo” llevar a cabo una investigación sobre una cuestión de género, violencia domestica por decir algo, reúne a su grupo focal o realiza sus entrevista individualmente, entonces, ya con los testimonios en la mano qué les dirá a las participantes ¿que antes de él, y la investigación recién hecha, no existían datos relativos al a violencia domestica? ¿que gracias a la “co-construcción” realizada en el proceso de la investigación se puede dar inicio a la documentación de la violencia domestica? ¿Qué así reunidas sus experiencias, ya se puede decir, cualitativamente, que la pasan mal en sus casas? y cómo además es un investigador que no sabe más que ellas, pues las devolverá a sus respectivas casas deseandoles buena suerte, o algún otro tipo de sonrisa. O bien, ¿cómo funciona?...

    Salud.

    g.

    ResponderEliminar
  11. Ay Sara =P Preguntaba porque no conozco otro medio para identificar la "naturaleza" del autor del spam distinto al captcha. Por eso quería que me explicaras un poquito mejor : )

    Mi propuesta es hacer la prueba de volver a abrir los comentarios al público en general sólo sumando el captcha, por un breve tiempo: un día, un par de días... lo que consideren. En un sentido lógico, no tendría mucha coherencia mi propuesta si es fácil para un humano pasar el captcha, pero me gustaría que lo llevaramos a la práctica antes de descartar la idea.

    Y en el (muy probable) caso que no se reduzca significativamente el spam del blog de esa manera, volvemos a cerrar los comentarios a sólo inscritos y podemos usar un mensaje así: Compañer@ que me lees: Acá disfrutamos del diálogo abierto y libre de censura, y procuraremos fomentarlo todo lo posible. Por eso se nos ha vuelto un reto la frecuencia y el caracter del spam que nos está llegando. Te pedimos tu comprensión ante el paso extra que necesitamos de ti para gozar de tus comentarios en el blog. Sin restricción o discriminación alguna, escribiéndole a Josep Segui, a jsegui(arroba)jsegui.e.telefonica.net
    [reemplazando (arroba) por @], tendrás por siempre acceso para compartir todos los comentarios que quieras y hasta tus propias entradas, si te llega a llamar la atención en algún momento.... muchas gracias por entendernos y colaborarnos : )
    "

    Insisto, me gustaría que primero hicieramos la prueba del captcha, antes de tener que usar ese mensaje. Y el mensaje lo pueden adaptar como mejor lo consideren.

    PD: Qué pena Josep haber tomado su entrada para llevar a cabo esta discusión, pero me pareció mejor que tuvieramos esta conversación públicamente : )

    ResponderEliminar
  12. Hola Gerardo! No se que tipo de Spam habréis tenido... pero como dice Sara lo de poner las letritas para si es una máquina viene bien, ya que si es una máquina no puede identificar y rellenar las letritas exactas...

    Si ya son personas concretas las que andan metiendo spam eso ya es otra cosa...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. ¡QUÈ RICO LEERTE PSIKOLOCA! Ya vi que recibiste mi saludo en tu blog : )

    ¿Has tenido problemas de spam en tu blog? ¿Cómo lo has tratado? Este blog ha adquirido algo más de reconocimiento, como por lo de la Red de Diálogos Productivos y la ponencia en el Congreso de la Cibersociedad; tal vez eso se relaciona con el spam que está llegando.

    Vamos a esperar a Sara, que de seguro está ocupada en este momento, a ver que nos dice; pero lo importante es hacer algo al respecto.

    Un abrazo Psikoloca... gracias por tu interés : )

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico