04 abril 2010

Despedida de la comunicación!

Bueno, la verdad es que me cuesta hacer este último post en éste blog, pero creo que por temas personales respeto a éste espacio, es la mejor elección, así que aquí os dejo un texto que leí hace mucho tiempo y que solo pretendo que sirva para que todos y cada uno de nosotros reflexione sobre el tema. Espero que algun día, os sirva de algo y nos haga a todos mejores personas!

Un beso a todos los que haceis posible día a día que este blog crezca y que, con vuestra energía y querer, hagais de profesores y de una gran escuela este espacio.

Gracias, de todo corazón...

______________________________________________

Es muy válido que exista una empatía, un interés sincero en lo que te está contando la otra persona, lo cual no significa tener que oir escrupulosamente todo lo que dice. Ella o él te importan por el mero hecho de ser otro ser humano como tú. La actitud de aceptación y de no juicio de que algo está mal, posibilita la aparición de la crítica constructiva, que viene exenta del intento de demostrar algo, de imponer algún dogma o doctrina, o de pretender dar una lección a alguien.

El llevar la razón en algo no va hacer que nosotros valgamos mas como personas. Solo lo que enseñas, es decir lo que exteriorizas en tu comportamiento, puedes asimilarlo y aprenderlo verdaderamente. Aun así, mientras mas vayamos de maestros menos vamos a poder enseñar y aprender. El tipo de diálogo que generalmente fabricamos en nuestra sociedad es fundamentalmente una máscara, un parloteo de loros. Es anodino, acusador y culpabilizador, criticón y quejoso. [...]

[...] Utilizamos este tipo de conversación para cubrir el expediente de que nos estamos comunicando con los demás, y pasar casi sin gloria esta nueva página de la vida que es nuestra actual encarnación. La aceptación de lo que recibimos en palabras de los demás no significa que tengamos que identificarnos con sus afirmaciones. Por ejemplo no tenemos necesariamente que creernos sus insultos, ni tampoco sentir que merecemos cargar con la ira, el odio y los miedos que nos intentan traspasar. Sentirse enfadado, ofendido, indignado, escandalizado o enfrentado (es decir separado) por algo que te han dicho, siempre está totalmente injustificado. Es más, si queremos realmente ayudarnos a nosotros mismos y a los demás, lo "peor" que podemos hacer es precisamente esto.

Si ponemos nuestra atención en las virtudes las reforzamos, al tiempo que favorecemos que nuestros defectos y sus causas profundas salgan a la luz y puedan ser superados mediante el perdón auténtico. Este tipo de optimismo no está basado en la inconsciencia o el miedo a reconocer la situación real. No es un producto de la cobardía, que mete la cabeza debajo de la Tierra para no ver que es lo que se avecina, sino de la fe en que siempre hay una solución, un posible avance, una salida por la que entre algo mas de la luz.. La mayor parte de nosotros tenemos muy pocos amigos profundos. La mayoría del tiempo que pasamos con los demás, que generalmente son la familia y los compañeros de trabajo, nos sentimos conscientes e inconscientemente bastante solos. Somos como pequeñas islas en el océano de la vida, que habitualmente solo disfrutamos de caricias,(contactos) superficiales con otras islas. Nos encontramos guarecidos en nuestro pequeño refugio, que puede estar representado por la casa, la empresa, el coche. el inconsciente.

Nuestra coraza o armadura nos ha insensibilizado en una buena parte tanto para lo doloroso como lo placentero, y eso hace que nuestra comunicación con el exterior e interior haya palidecido, se haya transformado en una caricatura de su potencial total. Lo irónico es que nos podemos pasar así casi toda una vida, creyendo eso es lo máximo a lo que podemos aspirar.

La comunicación plena significa conseguir vaciarse en la expresión externa de Uno mismo. ¿Qué parte de tí has conseguido ya poner a airearse a los cuatro vientos, para que pueda participar de la fiesta que se está celebrando en este pequeño lugar del Universo?

Generalmente utilizamos frases hechas que provienen de los guiones aprendidos en la primera parte de nuestra vida mediante el proceso de socialización. Aplicamos este programa tan estrecho y monótono para que nos sirva de doble tapadera. Por un lado está barrera dificulta que el otro comunique a fondo con nosotros, mientras que por otro bloquea que de nuestros labios salga algo que pueda traicionar la apariencia de la personalidad ficticia, que hemos adoptado gracias a una estrategia de innecesario auto-proteccionismo.

Paradojicamente, la protección real se produce cuando gracias a nuestro cambio de mentalidad y a la profunda autoestima desarrollada, dejamos de atraer y de reaccionar al tipo de experiencias antiguas. Casi constantemente estamos utilizando defensas para favorecer la incomunicación tales como: la interrupción en el uso de la palabra al que está hablando, el menosprecio, la burla, el descrédito, dar ordenes, aconsejar, intentar convencer, la amenaza, los gritos, la agresividad, el insulto y la violencia física. todos están generadas por una sensación de ser atacados.

Hablar desde una fuente interior espiritual o incluso humanística se considera tacitamente como algo prohibido, y excluído desde el principio de casi cualquier relación hablada. Por esto nos obstinamos en seguir interpretando un papel que no corresponde en su mayor parte a lo que nuestra alma anhela decir. Por otra parte la libertad de expresión tiene numerosisímas e importantes restricciones en los reglamentos humanos.

La hipocresía nos inunda hasta el cuello. Y mientras individualmente no nos atrevemos a dejar un total paso libre a La verdad, nuestro Ser Interior no podrá ser totalmente ofrecido a los demás, y a nosotros también, como el mayor disponible que es y que puede haber, como el tesoro guardado celosamente que una vez destapado pueda reflejar como un cristal, la luz blanca que vuelve a Si Misma en forma de Arcoiris resplandeciente. En el fondo, no hay nada malo dentro de nosotros mismos, ni de los demás tampoco.

Entonces...¿A qué tenemos miedo? Las cosas están bien tal y como están, lo cual no quiere decir que no puedan seguir estando bien de otra manera.


[ULISES CORNEJO]


Tina.



1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo en que el diálogo es clave en nuestro devenir y en que siempre se puede trabajar en mejorar su potencial. Prefiero no estar de acuerdo con que partimos con falencias para el diálogo, ni que son claras las aptitudes para el diálogo de forma independiente a cada situación y relación particular.

    Gracias por tu entrada Tina; escríbeme

    Te mando un gran beso y abrazo.

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico