IMPORTANTE

IMPORTANTE >>> "Construccionismo social" no es una marca registrada ni comercial ni nada parecido. Los promotores de este blog no somos ni queremos ser "gurús" ni "introductores" ni "inventores" ni "abanderados" de nada. Creamos este espacio hace ya más de diez años con la única intención de que sirva para la difusión y el debate sobre el CS. Como dice Ken Gergen "El CS no pertenece a nadie...".

Tampoco tratamos, por supuesto, de "adoctrinar" a nadie...

17 julio 2010

Libro sobre psicología

(Imagen: agencianova.com)

¡Hola!

Estoy escribiendo un librito sobre psicología. Su título provisional: "Ensayos contra la Psicología". Tiene tres capítulos (provisionales también):

- Lo antiguo: Buscando los orígenes de la psicología

- Lo moderno: La psicología social

- Lo postmoderno: Mente, emoción, sociedad y máquina

Hay quien ya conoce algún trocito y me anima a continuar. Publicaré algo de tanto en tanto por aquí por si os apetece darme alguna opinión. ¡Gracias!

Josep
_____________________________________

Lo antiguo: Buscando los orígenes de la psicología.


Primero: ¿Existe la Historia (con mayúsculas…)?


“Sincronía de las positividades, instantaneidad de las sustituciones, el tiempo es eludido, y con él la posibilidad de una descripción histórica desaparece.” (Foucault, 1969, pág. 279)


Uno de los objetivos de la Psicología responde a la famosa máxima atribuida, entre otros (empezamos bien...), a Pitágoras: "conócete a tí mismo". Sea quien sea el autor de la afortunada frase parece que estaba escrita a piedra y fuego en el vestíbulo del Templo de Apolo en Delfos, el summum de los oráculos. Esto tampoco es seguro. El Templo de Apolo es una ruina...


Es lógico que una parte del autoconocimiento propuesto en los antiguos tiempos de Pitágoras, Apolo y Delfos sea construido a partir de lo que ese tí mismo ha sido diacrónicamente, digamoslo así: históricamente. A lo largo de este libro pongo en duda en más de una ocasión el sentido del , , ego, self y otros. Pero en este momento me interesa averiguar un poco de cómo se construyó la identidad del nosotros, los seres humanos, a los que también me refiero como Homo Sapiens sapiens. Y para hacerlo un buen sistema es utilizar eso, la Historia. Utilizar y ver cuál ha sido el proceso que nos ha llevado a ser lo que somos, si es que somos algo... Lo que sea...


Pero antes de iniciar el proceso quiero matizar algunas ideas que, a veces, nos vienen dadas por supuesto sobre lo que es la Historia. Estos matices sientan las bases de más de cuatro o cinco cosas de las que vendrán más adelante. Cosas que no surgen de la nada, sino de un proceso de sutil análisis que nos propuso el psicólogo norteamericano Kenneth J. Gergen en su fundacional artículo de mil novecientos ochenta y dos "La psicología social como historia".


Intuyo que la Historia no existe; existen historias. No soy panfletario, ni falsamente postmoderno ni exageradamente relativista pero me parece poco posible epistemológicamente, y tampoco metodológicamente, construir una narración creíble del que el historiador e historiógrafo francés Fernand Braudel nos descubre como el llamado tiempo largo (Braudel, 1968), aunque sea este el discurso dominante en la amplitud de las ciencias sociales, incluyendo la Historia como una de ellas. Desde un punto de vista braudeliano, que comparto, el episodio es lo que da pistas sobre el devenir del tiempo, de ese tiempo eludido a que hace referencia Michel Foucault en la cita reproducida al principio. Frente a la grandilocuencia -muchas veces impresionante e impresionada; apasionante y apasionada- del tiempo largo histórico, es la aparente simpleza de la vida cotidiana la que da consistencia al devenir humano, a eso que llamamos Historia. Con Hache mayúscula en su primera letra. El resto son letras minúsculas: Pero son, en su pequeñez, las que dan sentido y coherencia al devenir diacrónico de lo humano, lo social, lo colectivo y lo cultural. Es lo pequeño y fútil lo que da esencia a la vida. Lo demás son adornos. Adornos muy bonitos muchas veces. Impresionantes y maravillosos las más. Terribles, si se quiere, muchas otras. Las pirámides, el Partenón, la torre Eiffel o las torres gemelas tienen su sentido. Pero no son el sentido. El sentido lo dan los egipcios, los griegos (incluyendo a sus dioses), la exposición universal de 1889 en París y los norteamericanos y Al Qaeda. Y la Psicología -como la Historia- si son algo son la interpretación del sentido. Interpretación nunca lineal ni verdadera ni absoluta. La esencia no se muestra a través de la interpretación del sentido de los grandes adornos, sino más bien de las pequeñas realidades formuladas en el proceso del quehacer cotidiano de las y los que levantaron las pirámides, el Partenón, la torre Eiffel o las torres gemelas. Y de las y los -en el caso de las torres- que las hicieron desaparecer. Y quien habla de esos adornos puede hacerlo también de la Biblia, la Teoría de la relatividad, el Boeing 707, el Quijote, la Mona Lisa o Internet. Adornos. Cosas que facilitan o hacen más bella la vida. Pero que no son la vida. No la vida humana.




7 comentarios:

  1. estimado josep, ¡bien por ese libro de psicología1! me encantan este tipo de reflexiones. estaré pendiente a tus entregas. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias a ti, amigo!

    Y ten en cuenta que cuento contigo como miembro del grupo de revisores antes de buscar editorial ;-). Siempre que te apetezca, claro...

    Abrazos!

    Josep

    ResponderEliminar
  3. "Conoce las historias para conocerte a ti mismo"

    Pero era muy largo para ponerlo en el vestíbulo del templo de Apolo... de haber sido escrito así muchas cosas hubiesen cambiado ¿no crees?

    El templo no es lo único que está en ruinas actualmente.

    ResponderEliminar
  4. Adelante con el libro Josep! tus escritos y reflexiones tienen mucho que contar. Bueno, muchos ánimos
    :)sara de oculto

    ResponderEliminar
  5. Por cierto! olvide comentarte que tu libro pinta muy interesante, espero que puedas mandarnos unos a México si la editorial no lo tiene contemplado

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Christian, por tus comentarios, aclaraciones y reflexiones!!! Bueno, aún estamos a tiempo de ir conociendo las historias (con minúsculas). De eso se trata en el libro. Humildemente, claro. Por supuesto que en cuanto lo tenga te haré llegar unos cuantos ejemplares.

    ¡Saludos!

    Josep

    ResponderEliminar
  7. Muchisisisisisimas gracias, Sara (de oculto) por tus ánimos y bonitas palabras.

    A tí también te haré llagar un ejemplar, eh?

    Besos!

    Josep

    ResponderEliminar

NOTICIAS UMANSENRED

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico