IMPORTANTE

IMPORTANTE >>> "Construccionismo social" no es una marca registrada ni comercial ni nada parecido. Los promotores de este blog no somos ni queremos ser "gurús" ni "introductores" ni "inventores" ni "abanderados" de nada. Creamos este espacio hace ya más de diez años con la única intención de que sirva para la difusión y el debate sobre el CS. Como dice Ken Gergen "El CS no pertenece a nadie...".

Tampoco tratamos, por supuesto, de "adoctrinar" a nadie...

14 febrero 2011

La obsolescencia programada- ¿Forma de vida o de muerte?


"El mundo es suficientemente grande para satisfacer las necesidades de todos pero siempre será demasiado pequeño para la avaricia de algunos"

Ghandi



La estufa en mi casa ha sido la misma desde que yo tengo memoria, la recuerdo siempre igual: blanca, austera y limpia siguiendo las ideas de pulcritud constantes de mi madre. Con un diseño que no combina con muchas otras cosas en la cocina la estufa de marca estadounidense "Kelvinator" ha sobrevivido a un pequeño incendio, las diabluras de mi hermano y mías, las patadas de mi sobrino e incluso el ataque de un ratón hace ya varios años, pero sobre todo ha sobrevivido a los embates de las constantes actualizaciones de muebles, batalla que el resto de electrodomésticos no pudieron resistir no por estar descompuestos sino por que necesitaban "renovarse"por unos más bonitos. Así la recuerdo y la veo, ahora más como un trofeo que como una herramienta, nunca ha fallado e incluso he pensado que podrá ser una herencia para mi futura familia.

No conocí el concepto de obsolescencia hasta hace algunos días cuando veía un documental titulado "comprar, tirar, comprar" producido por la Televisión española y dirigido por Cosima Dannoritze (el cual dejo al final de la entrada) ¿de que trata el concepto? básicamente hace mención a una política de consumo generada a partir de la crisis de los 40's con la finalidad de estabilizar la economía y recuperar el empleo, ¿la lógica? aumento de consumo para aumento de producción y por ende aumento de empleo, algo similar a hacer agujeros para taparlos. El alma de está política se encuentra en el hecho de que los objetos de larga duración crean un bajo consumo de los artículos que detiene el ritmo de producción de las empresas, lo que London propuso fue hacer las cosas prácticamente de una calidad menor para que la gente consumiera más, es decir que si las cosas dejan de servir pronto, la gente pronto comprara más. Un claro ejemplo es el de las impresoras o los teléfonos celulares que comúnmente todos utilizamos y que al descomponerse se nos advierte de que la reparación es más costosa que el remplazo por un modelo nuevo.

Una vida corta del producto, limitada, prefijada... los artículos nacen con una sentencia de muerte y sirven a los usuarios conociendo el día que se convertirán en chatarra, algo que muchos desconocemos pero que los fabricantes controlan a la perfección, profesionistas que son BIEN formados en el arte de crear las cosas MAL ¿no es irónico?

El punto que vale la pena reflexionar sobre esto es la incidencia que ha tenido en el ethos de consumo, la interacción social, el deterioro ambiental e incluso en el paradigma científico actual, entre los cuales me parece ver una relación borrosa pero fuerte.

Algunos que reconocen la resistencia y las virtudes de los aparatos antiguos consideran joyas cosas como esta.


Hoy la obsolescencia programada ya no se limita únicamente a los electrodomésticos, en el arte es posible identificarlo en la diferencia entre aquellas piezas musicales o canciones que hicieron y marcaron época y que hoy son superhits de quince días; en la literatura con la ausencia de los grandes titanes del pensamiento, no quiero decir con esto que hoy no existan más sino que su existencia es evidentemente desproporcionada o peor aún en los parámetros actuales: poco rentable.

Otro caso es el de la educación y la academia donde muchas áreas de conocimiento surgen con una fecha de caducidad clara, carreras universitarias hechas a la medida de intereses industriales que desaparecerán cuando la inversión ponga la mira en otras monedas.

Y por último está el ejemplo más radical, las personas vistas con la misma perspectiva, cuando se habla de ciertas tazas de natalidad y mortandad o de patentes y producciones farmacéuticas, por otro lado está el deshecho de ciudades enteras que pueden resultar una curiosa analogía de esas impresoras que después de ciertas impresiones fallan, sociedades que tienen un remedio oculto y que bajo ciertos intereses son puestas ante los ojos del mundo como problemas sin solución, por medio de discursos en los que es fácil identificar la idea de que "es más fácil y benéfico hacer una ciudad o un pueblo nuevos" en el que todos serán felices al más puro estilo estadounidense, con casas hechas según sus "necesidades", como cuando de los miles de afectados por presas en el mundo se habla.

Sensata proclama en una marcha de afectados por presas en México.

Males que se identifican ya por algunos que desde diversos frentes forman oposiciones, hoy existen en diferentes latitudes y estratos sociales grupos de personas que están buscando que las cosas vuelvan a ser tan duraderas como antes, no se trata ya de simples bolígrafos que dejan de rayar pronto o de celulares que agotan las baterías en meses, sino de desprogramar la obsolescencia que algunos le han puesto al planeta entero.

Documental: Comprar, Tirar, Comprar



También recomiendo esta lectura:



8 comentarios:

  1. Suena muy preocupante Christian, ¿cierto? A la vez, me quedo pensando si la resistente estufa de su casa efectivamente será la metáfora que más nos conviene seguir; aquella que resiste el cambio y sobrevive a pesar de los cambios a su alrededor. ¿Sabe a qué me refiero? Pues yo no lo sé del todo, por eso es que me encuentro pensando en ello.

    Gracias Christián por tan interesante nueva entrada .

    ResponderEliminar
  2. Hola Gerardo!

    Creo que es mejor sobrevivir CON los cambios, eso implica fluir y redirigir vías/ideas/ antes que detener y destruirlas.


    Como quiera que se vea, creo que todos los que tenemos más de 10 años de haber nacido tenemos algo de la esencia de esa estufa y el margen de edad cada vez ira disminuyendo más, todo en nuestro contexto se renueva con más velocidad y nos vuelve obsoletos o inoperantes, parece que hay situaciones en que ya no basta con aprender las cosas nuevas.

    A eso me refería al final de la entrada al hablar de que se le ha puesto una obsolescencia al planeta entero (eso incluye a lo que hay en él)

    Gracias por dialogar, es parte de lo más rico de un blog.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

    Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

    ResponderEliminar
  4. Voy a ver el video en los siguientes días para tener más bases para decir algo.

    ResponderEliminar
  5. Tengo una mezcolanza de ideas distintas en relación al video y la entrada de Christian. Si entiendo bien la invitación de Christian ésta consiste en extender la metáfora de la obsolencia programada más allá de la economía y la ecología, que básicamente fueron los ámbitos a los que se refiere el video, ¿no?

    Pensando exclusivamente en el video, entiendo el problema como la oposición entre la economía y la ecología, siendo la posible solución la complementariedad entre ambas. La verdad es que no sé cómo se podría generar esa relación complementaria, pero creo que es un reto que espero que algun@s economistas puedan considerar interesante, y que podría y debería fomentar iniciativas de índole político. Como la vida ha cruzado mi camino con el de más de una economista, particularmente espero que a ellas tres les interese buscar esa complementariedad.

    Bueno, hablaba de una mezcolanza de ideas. Entonces, por un lado, Christian menciona sospechar una incidencia de la obsolencia programada sobre distintas cosas, incluyendo el paradigma científico actual. ¿Cómo así? ¿En qué consiste esa incidencia sobre el actual paradigma?... gracias Christian.

    Además, también propone a la obsolencia programada para comprender fenómenos sociales como el arte, la literatura, la educación y la academia. Al leer al respecto, me preguntaba por la palabra "moda", ¿Es esa una palabra adecuada para comprender aquello a lo que se refiere Christian? Creo que la propuesta de Christian es que estamos viviendo, desde distintos campos, un proceso de aceleración de las modas. Si es así, cada moda, en su respectivo campo, dura menos tiempo en boga hasta la llegada de la moda que lo reemplace. ¿Si es por ahí?

    Por último, siento que también Christian aprovecha la oportunidad para sugerirnos comprender a los sujetos como tecnología. Eso me encanta; me hace pensar en conversaciones que ya antes habíamos tenido acá en relación a conceptos como cyborg, actante y mutante. La estufa de la casa de Christian definitivamente es tecnología y también yo sentiría, en este momento, la satisfacción de verla, casi o prácticamente igual, a como cuando la vi por primera vez. En el relato de Christian, como lo mencioné, siento que la estufa aparece como el héroe. Por mi parte, ante la diversidad de tecnologías del mundo yo preferiría seguir al software, programación tan variable y numerosa que fácilmente cambia ante distintas necesidades.

    Con mucha pena tendré que decirles que me emociona estar en un mundo rápido y cambiante, que ha de repensarse constantemente al prescindir de fundamentos absolutos. Sin embargo, personalmente considero que tal mundo no debe significar el derroche de sus recursos naturales. Siento que es algo que queda implícito en la entrada de Christian, lo cual se lo podemos atribuir a él (Christian) pero también se lo podemos atribuir a una sociedad que ha relacionado ambas cosas de una forma a priori; bueno, si es que están de acuerdo con mi sensación.

    Yo creo que una ayuda para alejarnos de la obsolencia, siendo también nosotr@s tecnología, sería la customización: la capacidad de ser tecnología cambiante. A mi entender, implica ser tanto particulares, cada un@ con una configuración distinta, pero además ser potencia, siendo en la medida en que nunca somos todo lo que podemos ser. En ese sentido digo: ¡arriba la mentalidad de hacker!... cuando usamos la tecnología para propósitos distintos de aquellos para los cuáles se produjeron.

    Bueno… les advertí que era una mezcolanza.
    ¡¿Se acuerdan de la película Robots del 2005?!
    ¿Pueden creer que no encontré cortos de esa película en español?

    PD: Qué pena Christian por escribir de una forma tan indirecta, no quise dirigirle mis ideas de forma exclusiva pero tampoco quería sonar tal vez pedante al escribirle de esta forma.

    ResponderEliminar
  6. Woo! Qué buena entrada y qué buen vidéo! Hace mucho que no veía tan eficiente información. Sabía previamente algo de la obsolescencia programada pero nada en concreto... ya decía yo que apple era la misma basura que microsoft... sabes si existen industrias independientes con verdaderos intereses humanos y ecológicos? seguro que hay! el problema es encontrarlos, que resulten accesibles. Porque siendo realistas, no te vas a detener a buscar bombillas de 2000 horas en la internet cuando se te funda.
    Los mexicanos (no sé si la humanidad en general)siempre buscamos la solución cuando en verdad nos urge.

    ResponderEliminar
  7. Gerardo, después de leer "lo que Christian quiso decir" jajaja te contesto finalmente con una disculpa por no haberlo hecho antes, olvido revisar los comentarios cuando han pasado días.

    Creo que la idea de la economía como frente de solución a la obsolescencia queda implícita incluso en el vídeo cuando uno de los personajes entrevistados (Economista de profesión) habla sobre como el modelo económico actual es el devastador, incluso él es quien menciona la frase de Gandhi que está en mi entrada.

    Respecto a las modas, es precisamente a lo que me refería, la obsolescencia no se limita a los aparatos sino a todas las construcciones culturales actuales, lo que es, a mi parecer, un instrumento de legitimación y normalización de control comercial en ámbitos que evidentemente no eran comerciales... ni deberían serlo, entre ellos la academia, con esto respondo a la otra duda que planteaste, en la actualidad el sistema científico exige a los investigadores que se sometan no únicamente a los "estándares" científicos del conocimiento sino que también estipulan un ritmo de producción similar a la banda de Ford, es decir que un buen investigador tiene que tener determinado numero de publicaciones en ciertas y especificas revistas antes de tal o cual fecha para poder acceder a los apoyos económicos básicos para hacer su trabajo, además de que sus líneas de investigación DEBEN de ser orientadas a lo que la gente necesita según ellos ¿me explico más o menos por dónde va? también por ahí se inserta lo de las licenciaturas exprés que mencionaba.

    En cuestión de mi estufa como héroe jajaja creo que los héroes son los que aprenden a valorar esos aparatos antes de cambiarlos por uno nuevo siendo que aún sirven,a veces cambiamos las cosas porque la sociedad nos bombardea con la creencia falsa de que necesitamos tal o cual cosa o nuevo gadget para que nuestra vida sea más llevadera, creo que el punto clave no es mantenerse en una cueva con las cosas viejas, sino en asumir lo que implica renovar los aparatos y las modas y tratar de dar un reuso a lo que teníamos.

    Lo del hombre cyborg no lo había pensado pero suena una buena idea jajaja.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Graju!! que haces por acá? que bueno que te gustó la entrada.

    Aún no conozco una empresa verdaderamente ecológica... creo que si existe es una que no es poderosa, porque para ser poderoso en el actual mercado parece que tienes que destruir como premisa.

    ResponderEliminar

NOTICIAS UMANSENRED

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico