IMPORTANTE

IMPORTANTE >>> "Construccionismo social" no es una marca registrada ni comercial ni nada parecido. Los promotores de este blog no somos ni queremos ser "gurús" ni "introductores" ni "inventores" ni "abanderados" de nada. Creamos este espacio hace ya más de diez años con la única intención de que sirva para la difusión y el debate sobre el CS. Como dice Ken Gergen "El CS no pertenece a nadie...".

Tampoco tratamos, por supuesto, de "adoctrinar" a nadie...

07 junio 2011

El efecto "Pretty Woman". Artículo de opinión personal

Estimados amigos,
Hace mucho tiempo que no escribo, aunque os voy leyendo. Estos dias atrás escribí este artículo en la que abordo esas grandes construcciones sociales  sobre el amor y que han hecho sufrir a mucha gente, hombres y mujeres: el mito del amor romántico y del príncipe azul y que todavía sigue omnipresente en la sociedad calando hondo tal y como demuestra no sólo esta pélicula sino best-seller como "Perdona si te llamo amor" que ha hecho furor entre jóvencitas adolescentes.
Si consideráis que no viene a cuento de nada lo borráis que no pasa nada.;-)))
******************************
 
Hace muy pocos días TVE  emitió, de nuevo “Pretty Woman". Y de nuevo, arrasó con la audiencia y de nuevo “of course”, los mismos debates, las mismas  polémicas y  mismos comentarios. Comentarios  sin criticar  la esencia: la reproducción del “mito del amor romántico” y del “mito del príncipe azul” que casi es inherente a la mente femenina gracias,  precisamente al cine, cierta literatura y ciertas canciones. Sobre esta película he  llegado a leer cosas como “el glamour de la prostitución” o “la alegre prostituta” y que “viendo esta película muchas chicas jóvenes querrán prostituirse para encontrar un hombre guapo y rico”.
Películas que tienen a prostitutas como protagonista o bien abordan la prostitución de diferentes maneras, hay cientos que de diferentes maneras abordan esta realidad social;  pero, en concreto,  en esta película lo que menos se ve es que la prostitución sea "glamurosa". Su protagonista Vivian la ejerce en la calle, tiene que aguantar los insultos y humillaciones y agresiones  de gente de la calle, de las dependientas de una tienda de ropa, del abogado de Eduard y del propio Eduard. Sale la muerte de una chica adicta a las drogas, el papel del “chulo” y se observa perfectamente como Vivian antes de que “su amado” vaya a buscarla deja la prostitución para ponerse a estudiar animando a su amiga  para que deje  “esa mierda”.  Y si, a todo esto  es calificado  de glamuroso. Ya lo dicen en mi pueblo ¡qué atrevida es la ignorancia.

Viendo esta película consumimos la utopía del amor romántico, un modelo idealizado al que muchas mujeres y hombres no se resisten, ese amor que ha de ser para toda la vida, exclusivo e incondicional y no nos permite reflexionar sobre el choque entre el imaginario amoroso recibido y la realidad biográfica que implica aprender a amar.

Por último, un aspecto positivo del papel de Vivian es que, rompiendo estereotipos,  pone de manifiesto que las mujeres que ejercen  la prostitución,  tienen principios, valores, que las putas no son unas pobres desgraciadas que han caído en la prostitución o porque son yonkis o porque están obligadas, o que son “pijas” frívolas y que solo piensan en lujos, estereotipos que hacen que las mujeres que ejercen la prostitución sean discriminadas por las mentes bienpensantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTICIAS UMANSENRED

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico