IMPORTANTE

IMPORTANTE >>> "Construccionismo social" no es una marca registrada ni comercial ni nada parecido. Los promotores de este blog no somos ni queremos ser "gurús" ni "introductores" ni "inventores" ni "abanderados" de nada. Creamos este espacio hace ya más de diez años con la única intención de que sirva para la difusión y el debate sobre el CS. Como dice Ken Gergen "El CS no pertenece a nadie...".

Tampoco tratamos, por supuesto, de "adoctrinar" a nadie...

27 junio 2011

Género, sexualidad y otros misterios del universo...

(Foto: producción propia. Deriva urbana en Palma de Mallorca, junio 2010)

¿Sentimos de manera diferente en función de nuestra identidad sexual? ¿El género condiciona nuestras emociones? ¿Condiciona nuestro comportamiento sexual? ¿De qué manera?

Desde una perspectiva cognitiva del desarrollo humano el género se aprende, no se hereda (Lipsitz Bem, 1981). Es posible que en la actualidad tendamos a una androginia que nos permite superar las clásicas características sexuadas y forzadas por los dicotómicos conceptos hombre/mujer. El género sería un esquema mental. Dicho esquema es cambiante en el tiempo y sus manifestaciones y prácticas sociales no son las mismas en nuestras culturas ahora que cien años atrás (Foucault, 1984).

Parece, sin embargo, que aquello más íntimo de nuestra identidad ha cambiado poco: la sexualidad. Las prácticas sexuales pocas veces salen a la luz y los discursos cotidianos giran en torno a la defensa de los roles de actividad del macho y de sumisión de la hembra. El género  sí parece condicionar nuestras emociones y sentimientos, y nuestro comportamiento sexual. Por ahora. Pero las cosas están cambiando...

¿De qué manera?
 
Muchas/os/xs siguen aceptando que la biología es la madre de todos nuestros comportamientos, que la reproducción es la finalidad última de nuestra vida y que el placer es un medio para facilitar la reproducción y la estabilidad de la pareja/familia nuclear;  no un fin en sí mismo.

Afortunadamente surgen voces discordantes que nos abren nuevas posibilidades de relación y disfrute. Desde propuestas relacionadas con la androginia (Lipsitz Bem, 1981) a la del cyborg de Donna J. Haraway (1991) se nos replantea cuales son nuestros roles sexuales y cuales pueden llegar a ser. Más allá incluso de la biología, la naturaleza y la construcción sexual, las teorías queer (Preciado, 2002) proponen la desnaturalización de la sujeción de los cuerpos a la tiranía de la sexualidad reproductiva y/o a la búsqueda del placer por el orgasmo puro y duro. El sexo y la sexualidad deberían, entonces, salir del espacio íntimo de las emociones, los sentimientos y los comportamientos ocultos en la cama para convertirse en “tecnologías socio-políticas”.

Estas propuestas son, sin duda, arriesgadas, pero permiten abrir nuevas posibilidades de explorarnos a nosotras/os/xs mismas/os/xs y a las/os/xs demás, admitiendo que las emociones y los sentimientos no tienen por qué ser algo oculto y predeterminado por nuestros genitales y hormonas, sino público, político, relacional y subversivo.

¿Nos atrevemos a explorar? No hace falta hacerlo ya aquí, públicamente, eh? Empecemos, si queremos, por nuestro propio cuerpo. También con el de nuestra pareja. Superemos los dualismos y dicotomías. Olvidemos nuestra condición de hombreposeedordeunpene y de mujerdueñadeunavagina. Olvidemos la biología, la reproducción y el orgasmo como dispositivo de dominación y exploremos...

“En el esfuerzo político y epistemológico para sacar a las mujeres de categoría naturaleza y colocarlas en la cultura como objetos sociales construidos y que se autoconstruyen dentro de la historia, el concepto de género ha tendido a pemanecere en cuarentena para protegerse de las infecciones del sexo biológico. En consecuencia, las actuales construcciones de lo que pasa por sexo o por mujer han resultado muy difíciles de teorizar” (Haraway, 1991, pág. 227)
       
Referencias:

Foucault, Michel (1984) Historia de la sexualidad. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
Haraway, Donna J. (1991) Ciencia, cyborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza. València: Ediciones Cátedra.
Lipsitz Bem, Sandra (1981) Gender Schema Theory: A Cognitive Account of Sex Typing. Psychological Review, 88 (4), 354-364.
Preciado, Beatriz (2002) Manifiesto contra-sexual. Prácticas subversivas de identidad sexual. Madrid: Opera Prima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTICIAS UMANSENRED

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico