IMPORTANTE

IMPORTANTE >>> "Construccionismo social" no es una marca registrada ni comercial ni nada parecido. Los promotores de este blog no somos ni queremos ser "gurús" ni "introductores" ni "inventores" ni "abanderados" de nada. Creamos este espacio hace ya más de diez años con la única intención de que sirva para la difusión y el debate sobre el CS. Como dice Ken Gergen "El CS no pertenece a nadie...".

Tampoco tratamos, por supuesto, de "adoctrinar" a nadie...

29 febrero 2012

¿Adiós a la psicología?

(Foto: producción propia)

Estaba este que esto escribe paseando el otro día por la ciudad. A veces va bien intoxicarse un poco con asfalto, cemento, gente, CO2, ruidos y todo eso. Va bien, sí. Despeja la mente de tanto pino y pajarito y aire puro.

Bueno, pues eso, iba paseando distraidamente por el centro de la gran ciudad cuando pasé por una de las librerías más importantes de la misma. Librería bien conocida y a la que hace bastante tiempo que no entraba (ya suelo comprar todos los libros por internet...). Pues entré. Y -cómo no- me fui directamente a la sección de psicología en la que años atrás tantos y tan buenos ejemplares había adquirido.

Me llamó la atención que la recordaba más amplia, con más títulos y ejemplares (la sección de psicología; la librería en sí sigue siendo grande). Sin embargo, la que hay a su lado -la de autoayuda- había crecido inmensamente! Bueno, supongo que es la Ley de la oferta y la demanda...

Pero lo que más me sorprendió es que en la propia sección de psicología -a parte de algunos clásicos de Freud y tal y ¡un ejemplar del último libro de Marcelo Pakman!- no había un sólo (bueno, no exagero, va; muy pocos- libro de psicología. Casi todos eran de Programación Neuro Lingüística (PNL), CoachingHipnosis, Inteligencia Emocional, Análisis Transaccional (AT),... Títulos tan sorprendentes como "Coaching integral ICI en los negocios",  "PNL (Programación neurolingüística): transforma tu vida", y cosas por el estilo...

La Ley de la oferta y la demanda. Supongo...

Al volver a casa revisé mi biblioteca, en la que no falta algún que otro ejemplar de ese subgénero literario (hay que estar al tanto de todo...), y seleccioné la obra cumbre del encumbrado y millonario líder de muchas de esas cosas, "Inteligencia emocional" de Daniel Goleman. Recuerdo que la leí ya hace años y me generó bastante desconcierto. Pero bueno, uno puede cambiar y puede ser que ahora vea las cosas con otros ojos. Pues sí. Seguramente durante estos años mis ojos se han hecho más analíticos y críticos. Y lo que entonces era desconcierto ahora se ha transformado en auténtico desasosiego. Tan sólo revisé el libro, ¿eh? Pero encontré que era un cúmulo de tautologías y falacias. Un ejemplo de estas últimas:

"El pesimismo -al igual que la depresión- tiene su precio, mientras el optimismo, por el contrario, supone considerables ventajas. Un estudio evaluó el grado de optimismo o pesimismo de 122 hombres que habían sufrido un primer ataque cardíaco. Ocho años más tarde, 21 de los 25 más pesimistas habían muerto, mientras que sólo habían fallecido 6 de los 25 más optimistas." (pág. 299).

Confieso que no he accedido al estudio referenciado ("Indefensión aprendida. Una teória para la era del control personal", ¡Casi ná!!!). Supongo que un ataque cardíaco es algo bastante "medible", observable y tal. Pero, ¿cómo se midió el pesimismo o el optimismo? ¿Qué otros factores influyeron en la muerte de los sujetos? Goleman llega a afirmar que la "actitud mental" (o sea el pesimismo o el optimismo) es mejor predictor de supervivencia que la propia lesión, el infarto, el colesterol, la tensión arterial,...

Claro, este tipo de falacias llevan a quien se las cree a culpabilizarse si le pasa algo malo, como un ataque al corazón. El individuo, por sí solo, es el único responsable del "control" de su salud. No digo que no sea deseable cuidarse físicamente, ¿eh? Y psicológicamente (que es lo mismo). Pero creo que este tipo de literatura puede llevar a sensaciones de culpabilización y frustración que no me parecen nada saludables...

En fín, el mercado manda...

9 comentarios:

  1. pués si Josep, un hagaselo ud mismo en estado puro, bricolaje al viejo estilo! Comparto contigo la sensación que si no sabes montar un mueble de Ikea (añado), y no consigues solucionar, curar, o otros epitetos de lo más sofis, tu vida, después de leer uno de estos manuales tan currados, eres una o un..... Y lo más fuerte es que puede que te enteres que tenias problemas que no sabias, ahi va la hostia!

    ResponderEliminar
  2. Mientras haya luchadores la psicología no desaparecerá, Aquí estamos para dar por cul.!!

    ResponderEliminar
  3. Mira mira Josep que si te pones pesimista con la psicologia vendrá Goleman y.. te regala un libro...

    Estoy deacuerdo con vosotras, es sorprendente ver como en una simple estanteria de psicologia (también la de algunas bibliotecas municipales...) hayan estos artilugios y recetarios, fàciles, ràpidos, "eficaces" para el control del yo y la filosofia del "sé tu mismo",que nos mantiene ocupados aprendiendo y aplicando tantos preceptos, tornillitos y ajustes para poder vivir felices y optimizados que no da tiempo a cuestionar gran cosa. Igual lo que hay en ésas estanterias, debe dar mucho dinero, al menos en ésto tienen su gracia..Con todos mis respetos para sus seguidores.

    ResponderEliminar
  4. Mone, sí. Es el individualismo en estado puro. La sofisticación del "yo", de la competitividad. Una/o misma/o ha de saber (o aprender con esos libros) cómo ser feliz, cómo ser mejor, como ser saludable.

    Hemos de tener cuerpos perfectos, mentes perfectas, bolsillos llenos de euros. Y, por supuesto, eso por encima de los demás. Si no, si no sabes automontarte tu identidad ikeaniana, la has cagado.

    Encima, si te encuentras un poco mal y vas a una consulta... ¡aún te sentirás peor!!! Hostiaaaaaa!!!

    ¿Nos estamos volviendo locas/os, pero de verdad, de verdad?

    Lerin: en ello estamos. Quizá tengamos que extremarnos un poquito, pero en ello estamos. Mira, te cuento muy rápidamente. Hace unos meses quedé en construir un taller sobre metodologías con un reconocido sociólogo. Le dije: "Oye, que yo seré muy extremo en mis críticas hacia lo académico, a ver si nos anatemizan...". Y me dijo: "De eso se trata, Josep, a ver si les damos un poquito pol culito" (conversación figurada, pero el contenido es el que es).

    Jajajajajajajaaaaa, Sara!!! No me jodas (en el mal sentido), que no me venga el Goleman regalándome su último libro, porfi!!!

    Estoy totalmente de acuerdo con tu discurso. Me pregunto: ¿qué obligación tengo de ser "yo mismo" y "eficaz"? Coño, ya tenemos bastante con levantarnos cada día, buscarnos la vida, amar a quien amamos, ayudar a quien ayudamos, que nos ayude quien nos ayuda, aprender y compartir. ¡Que nos dejen de ostias de ser feliz, ser tú mismo, positividades y eneagramaciones, joder!!!

    Que ya tenim prou con ir sobreviviendo con un poco (o mucho) de alegría, deseo, pasión e ilusión (esto sí que me lo creo).

    Por cierto, me ha encantado eso de "tornillitos y ajustes".

    :)

    ResponderEliminar
  5. Por obra del marketing estos libros tienen una difusión espectacular como bien se evidencia en tu observación en la librería. A mí lo que me preocupa es la inmensa credibilidad que le otorga tanta gente. En un ambiente tan confuso, con tanta desorientación, estos productos proporcionan supuestas "soluciones" o "tablas de salvación" que, en realidad, no aportan nada positivo sino que que más bien contribuyen a que la gente se sienta frustrada o más frustrada. Quiero decir que hacen daño en muchos casos. De acuerdo con ustedes.

    ResponderEliminar
  6. Hola Ramón!!!

    Pues sí, comparto totalmente tu inquietud. Y aprovecho para recomendar la lectura deesta opinión del filósofo Gustavo Bueno del año 2005.

    ¡Saludos!

    Josep

    ResponderEliminar
  7. http://youtu.be/BZ7o8gRJfaE

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por el vídeo, Mone. Al principio promete, eh?. Pero luego... :(

    ResponderEliminar
  9. Para mi, "Que ya tenim prou con ir sobreviviendo con un poco (o mucho) de alegría, deseo, pasión e ilusión (esto sí que me lo creo)", y te copio y pego tus propias letras, yo cuando vivo desde la alegría, el deseo, la pasión y la ilusión, no sobrevivo, sino que vivo bastante consciente de lo que me rodea, y de mi misma... no sé no me casan todos esos sustantivos con el verbo sobrevivir... besos

    ResponderEliminar

NOTICIAS UMANSENRED

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico