01 junio 2014

Los "descubrimientos" del Construccionismo social


Algunas/os miembros del Taos Institute y la Red de Trabajo para Diálogos Productivos durante la pasada Convención Internacional de Psicología en La Habana, Cuba. Diciembre 2013. De izquierda a derecha y de arriba abajo: Edgardo Morales (Puerto Rico), María Camila Ospina y Ligia López (Colombia), Kenethh J. Gergen (USA), Dora F. Schnitman (Argentina), Mary Gergen (USA), María Hilda Sánchez (Colombia), Rosario Fraga y Elsa Araujo (Cuba), Josep Seguí (España).

Ni el Construccionismo social (CS) ni -mucho menos- quien firma estas palabras presumimos de "descubrir" nada, ni cosas por el estilo. Ni de ser líderes ni abanderados ni introductores de ningún movimiento, teoría, ideología. Tampoco -en absoluto- de decir a las personas cómo tienen que vivir sus vidas.

El que firma esto ha tenido el atrevimiento de calificar en más de una ocasión al CS como algo "revolucionario". Reivindico mi derecho y mi atrevimiento (sic), ¡faltaría más!. Y lo sigo haciendo, siempre fundamentándolo, claro.

Se hace preciso aquí recordar que esta mirada filosófica y psicológica hizo más o menos su aparición "oficial" a mediados de los años setenta del siglo pasado en plena crisis de la Psicología social. No digo que esta hubiera desaparecido sin el CS. Pero creo que hay pocas dudas de que esta mirada aportó un poquito en los nuevos rumbos que tomó y ha tomado la disciplina. Y más cuando está presente ya en otras, como la psicoterapia, la investigación, la educación o la acción comunitaria y organizacional.

El filósofo Alfred North Whitehead dijo hace ya unos años algo así como que "la historia de la filosofía occidental no es más que una serie de notas de pie de página a Platón". Esto puede ser cierto o no. Desde luego, queda muy mono. Pero yo no estoy de acuerdo. Yo creo que se puede ir mucho más allá de Platón -y de muchos otros-, aún agradeciendo las tremendas aportaciones del griego al pensamiento mundial. Y se puede ir más allá (a dónde es otro asunto; ya hablaremos) haciendo una crítica distintiva y detallada -fina- de su pensamiento. Y creo también que no sólo se puede, sino que se debe, por decirlo así.

Todo esto viene a cuento de que estoy bastante cansado de leer a veces cosas como "eso ya lo dijo Freud". O "eso ya lo dijo Perls". Sé que habrá quien me diga que no es necesario que me defienda ni que me justifique. Pero me va bien hacerlo.

Vamos a ver. Lo que decimos algunas y algunos desde el construccionismo social no lo dijo ya ni Freud ni Perls (a quienes, por cierto, respetamos en líneas generales y apreciamos bastantes de sus aportaciones; especialmente del segundo). Es simplemente imposible. Y lo es por una razón muy sencilla que ya he defendido en algún que otro espacio: las teorías sobre la Mente del Psicoanálisis y de la Gestalt (y de otras, como la Cognitivo-conductual) son MUY diferentes de las que emanan -o no- del CS.

Si estamos hablando de psicología estamos hablando de la mente, sea eso lo que sea. Y lo que una/o crea que sea esa mente -es decir, la teoría que tenga al respecto- determinará cuáles son sus prácticas en su contexto y, seguramente, los significados de las palabras y etiquetas que use. Puede querer ser "original". Cosa que no lo es quien no se atreve siquiera a poner en solfa ni uno de los supuestos de la filosofía o la psicología tradicionales y dominantes. Obvio. O puede no ser "original", ni descubrir nada. Y ambas opciones -y otras- tienen sentido.

Me permito enlazar a un escrito propio de hace unos meses: http://www.construccionismosocial.net/2013/07/teorias-de-la-mente-apuntes-criticos.html

Estamos transitando de un Construccionismo "social" a uno "relacional". Hace poco una buenísima amiga me señaló que hay un movimiento que se llama "Psicoanálisis relacional". Dada la credibilidad de la fuente me interesé por el asunto y leí algunas cosas. Pero... Sí, ellos también han leido a Foucault, Deleuze y Derrida. Parece que sí. Pero su Teoría de la Mente sigue siendo la misma, aunque aderezada con un poco de Post-estructuralismo...

Sorry.

1 comentario:

  1. Javier Centol2/6/14 00:37

    No se trata de decirlo, sino de hacerlo. Y eso no lo hicieron.

    ResponderEliminar

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico