22 enero 2015

Postmodernidad: de ISMOS y ADES

Diseño: Sara Olivé
Sara Olivé, en su último diseño para el curso sobre Construccionismo social que empezaremos en marzo (por cierto, aquí la información), hace un excelente ejercicio de desconstrucción lingüística y visual. Efectivamente, deja intactas las letras "CONSTRUCCION" y hace caer o volar o lo que sea "ISMO"...

Hay muchas personas a las que no nos gustan las etiquetas, los "ISMOS". Sin embargo, los usamos continuamente, a veces incluso sin intención (sin ser conscientes en términos de la psicología clásica). Este que esto escribe, por ejemplo, dice que no es construccionISTA; pero que se adhiere -por ahora- a la mirada del ConstruccionISMO. Y así: CapitalISMO, MarxISMO, CognitivISMO,... En fin, mil cosas...

Esto viene a cuento por una reflexión sobre los conceptos de PostmoderniDAD y PostmodernISMO, que tanto fastidian a bastantes personas, a muchas. ¿Son lo mismo?

En mi opinión, no. Creo que la palabra "PostmoderniDAD" hace referencia a un período más o menos histórico, justo este en el que estamos viviendo. "PostmodernISMO" tendría más que ver con un movimiento, incluso ideológico, si se quiere.

Durante la PostmoderniDAD -aproximadamente desde los años ochenta del siglo pasado- estamos asistiendo -y seguramente participando en- a un derrumbe brutal de las viejas verdades absolutas de la ModerniDAD. El RelativISMO entra en todo, y todo lo que antes creíamos cierto -la ciencia, la religión, las cosas del espíritu, la familia, el género sexual, la identidad, la comunidad, la política,...- se tambalea peligrosamente (según algunas/os lo de "peligrosamente"). Pero resulta curioso que este PostmodernISMO relativISTA convive con las grandes verdades modernISTAS. Seguramente la PostmoderniDAD no ha culminado esa revolución paradigmática a que el PostmodernISMO aspira y aún seguimos necesitando de algunas verdades a las que, más o menos, aferrarnos. 

Efectivamente, como comentamos con nuestros estudiantes y colegas, los humanos parecemos precisar siempre de algo a que aferrarnos; algunas referencias, siquiera sean locales y contingentes, pero referencias al fin. Necesitamos creer en algo, muchas veces en algo invisible, cuando creer incluso en lo visible es bastante complicado.

En esta PostmodernIDAD, unas veces amable e ilustrada; otras salvaje y cruel, el EscepticISMO y -repito- el RelativISMO campan a sus anchas y muchas y muchos nos sentimos a gusto con las herramientas que nos proporcionan para cuestionar todo, incluso los propios cuestionamientos que nos hacemos día a día.

¿Quiere esto decir que "vale todo"? 

Dejo a gusto del lector o la lectora tomar partido o no por el "todo vale". Yo creo que no vale todo, pero hoy sólo quería marcar esa diferencia conceptual entre ISMO y AD.

¡Saludos!!!

Josep

Foto: producción propia. Deriva urbana por La Habana, Cuba. 2013.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico